Ambición a orillas del Ebro

María Vidal Serrano | María Dolores Lara Ruiz | Paloma Nuño Sánchez

Tras 19 temporadas compitiendo en Tercera División, el Club Deportivo Ebro rompió las estadísticas y se alzó como campeón del decimoséptimo grupo de la categoría. El ascenso a Segunda División B culminó con una sufrida victoria ante el Varea en la eliminatoria de campeones. Dos cursos después, el cuadro arlequinado sigue asentando un proyecto que empezó hace 55 años con la refundación del club.

Primeros pasos (1942-1949)

El CD Ebro fue fundado en 1942 por vecinos del barrio de La Almozara en Zaragoza. Con orígenes modestos, situaba su sede al principio del Paseo Echegaray y Caballero nº1, próximas al Río Ebro del cual toma el nombre. El club maño acogió los colores clásicos, blanco y azul, de la Federación Aragonesa para su primera equipación.

Puestas las primeras piedras, los aragoneses iniciaron su carrera en la temporada 1942/1943 bajo la presidencia de Ismael Calavi Murillo en la última de las categorías organizadas por la Federación Aragonesa, la Tercera Regional. El cuadro zaragozano finalizó sexto dicho curso accediendo a Segunda Regional.

En esta categoría permanecería cinco años más. Sin embargo, el CD Ebro empezaría pronto a sufrir los primeros problemas. Falto de un terreno de juego propio, el club se vio obligado a jugar en el Campo de San Antonio y el Campo de Torrero, natural del Zaragoza C.F. Los problemas económicos durante la postguerra española llevaron a su desaparición al final de la temporada 1948/49.

Refundación y categorías regionales (1961-1991)

La segunda etapa del club arlequinado empezó doce años después. En 1961 varios de los directivos de la etapa anterior decidieron comenzar la refundación del CD Ebro con la ayuda económica de Domingo Vela, ex-portero del Real Zaragoza C.D. El zaragocista no solo sirve de mecenas, también se presta de entrenador y reorganiza la estructura de la entidad.

En 1964 el CD Ebro logró la cifra de doscientos socios, que le llevaría a redactar Estatutos para darse de alta en la Federación Aragonesa. El siguiente curso, con Juli Hernández al frente, se fusiona con el Club Hesperia formándose el Ebro-Hesperia, que participaría en campeonatos juveniles y serviría de base formativa a la primera plantilla. En la década de los sesenta los arlequinados se trasladaría al Campo de las Delicias para continuar la competición en Segunda Regional.

Para la década de los años setenta, el club protagonizaría una peregrinación por varios terrenos de juego zaragozanos como el Campo de Picarral y el Campo de Miralbueno. El mayor éxito deportivo del momento llega bajo el mando de José Luis Bailera Martínez, el ascenso a Primera Regional.

En cuanto a los años ochenta, el CD Ebro regresó al Campo de los Escolapios. Bajo la presidencia de Manuel Bayo Monterde se crearon nuevos equipos para las categorías inferiores buscando un plantel que sirviera de base para el primer equipo. La Almozara comienzó a recoger los frutos del trabajo bien hecho y el cuadro maño ascendió a Regional Preferente. En esta categoría llegó a la presidencia Benito Ansón, quien reforzó la plantilla y consiguió un espectacular ascenso a Tercera División, un logro muy ansiado para una sociedad deportiva tan humilde.

19 temporadas en Tercera División (1990-2015)

lA ALMOZARA CAMPO DE TIERRA.jpg

La Almozara – El Carmen en 1990 | Foto: CD Ebro

Tras lograr el ansiado ascenso a la Tercera División española, el Club Deportivo Ebro comenzaría una larga peregrinación por la categoría. Para el estreno en la Categoría Nacional, el club realizaría importantes gestiones con el ayuntamiento para la adecuación de unos terrenos municipales situados en la calle Sierra de Vicor, junto a las inmediaciones del rio Ebro. El campo queda bautizado como “Campo del Carmen” y es inaugurado el 9 de septiembre de 1990 ante la AD Sabiñanigo en un encuentro de liga que finalizaría con victoria local por 2-0.

Temporada a temporada el Club Deportivo Ebro se va asentando como entidad y crece a nivel local y regional. Sus equipos inferiores nutren de jugadores a la primera plantilla y el juvenil se afianza paulatinamente en las competiciones locales. Los arlequinados pasarían las siguientes temporadas bailando entre Tercera División y Regional Preferente. Sin embargo, gracias a la incorporación al banqullo de Juan Carlos Arribas en la temporada 01/02 los de La Almozara quedan en la cuarta posición al final del campeonato. Este puesto le permite jugar por primera vez en su historia a la promoción de ascenso a Segunda División B, algo prácticamente imposible hace 20 años atrás.

la-almozara-el-carmen

La Almozara – El Carmen en 2016 | Foto: María Vidal Serrano

Con la llega al club de Juan Carlos Ruiz de Lazcano comienza el gran cambio del CD Ebro. Los aragoneses inician una remodelación del campo en el año 2010. Hasta entonces disfrutaban de un campo de tierra, uno de los últimos de tercera división. Se instaló césped artificial y un pequeño campo de entrenamiento detrás del oficial. El nuevo estadio de “El Carmen” alberga cerca de 1.200 espectadores. Con este nuevo estadio se terminarían uno de los principales problemas que asolaba los partidos del equipo. El campo se encuentra posicionado al lado del río Ebro, una de las tuberías principales de la ciudad pasa por debajo del estadio y en épocas de crecida sufre numerosas averías que producen la salida del agua. Cuando el campo era tierra quedaba inundado por la fractura de dicha tubería y los partidos tenían que suspenderse. Con esta remodelación, el CD Ebro se aseguraba tranquilidad y una dosis de calidad extra para su feudo.

Así mismo, la entidad comienza el proyecto de formar un equipo que pueda alcanzar la Segunda División B para convertirse en el segundo club de la ciudad de importancia tras el Real Zaragoza. En la temporada 2012/13 llega el primer premio y los maños quedan segundos de grupo. Disputan de nuevo la Promoción de Ascenso a la categoría de bronce, pero quedan eliminados por la SD Compostela con un contundente 4-0 en la capital gallega y un 2-2 a orillas del Ebro.

grafico-temporadas-en-tercera-division-cd-ebro

Posiciones logradas por el CD Ebro en Tercera División | Fuente: Sport Valladolid

Ascenso a Segunda Divisón B (2014/2015)

En la temporada 2013/14 el club pone al frente del equipo a José Luís Rodríguez Loreto. Tras llevar al equipo hasta la decimotercera posición en la primera temporada, el siguiente curso se da un salto de calidad con nuevos jugadores. La entidad de Jesús Navarro se proclama campeona del Grupo XVII aragonés por primera vez en su historia. El cuadro de Rodríguez Loreto afronta la Eliminatoria de Campeones ante el CD Varea, primer clasificado del grupo XVI riojano con la esperanza de ascender, propósito que se cumple al vencer 1-0 en el Campo del Carmen y empatar 2-2 en Logroño en el minuto 88 de juego.

El CD Ebro firmó una magnífica temporada en la que logró un total de 27 victorias, frente a cinco empates y cinco derrotas. El cuadro de Loreto llego a acumular siete partidos consecutivos ganando los tres puntos. Estas estadísticas fueron la envidia de la categoría. El CD Ebro mantuvo su identidad en el campo, presentando el esquema habitual y el buen juego que siempre había tenido por bandera. La contratación de jugadores experimentados en la categoría se unió a la juventud natural del club, que sirvió para llevar al pequeño barrio zaragozano a la categoría de plata por primera vez en su historia.

grafico cd ebro partidos.jpg

Número de partidos ganados, empatados y perdidos por el CD Ebro en la temporada 2014/2015 | Fuente: Sport Valladolid

Numerosos factores se dieron en el ascenso del Club Deportivo Ebro a Segunda División ‘B’. En primer lugar, el trabajo hecho desde la refundación del club en las categorías inferiores llevó a que el primer equipo se nutriera de canteranos que adoptaran el espíritu del club para alcanzar sus aspiraciones. Los arlequinados siempre han sido un conjunto de cantera, que habitualmente se ha nutrido de ella. El éxito de los mayores se vio unido a la presencia de los juveniles en División de Honor, el escalón más alto a nivel nacional.

La presencia de Ander Garitano en el club sería otro de los alicientes del ascenso. El director deportivo fue contratado con el fin de formar una plantilla competitiva y no falló en sus aspiraciones. Alvaro Mateo Gotor, experto en el club aragonés y coordinador del CD Ebro en goldeplata.com ha explicado a Sport Valladolid como la presencia del vasco a orillas del Ebro ha sido fundamental: “La principal base del éxito del CD Ebro fue la entrada de Garitano en la faceta de Director deportivo, el cual acertó notablemente con los fichajes”, afirmó.

Pero el equipo formado por Ander Garitano para lograr el ascenso no solo se basó en lo profesional. El CD Ebro destacó en el la Tercera División por el compromiso, el compañerismo y también la humanidad. Pedro Avellana, nombrado mejor jugador de Tercera División en la temporada 2014/2015 en las filas del CD Ebro y actual jugador de la SD Ejea, ha confesado a Sport Valladolid cómo se vivió desde dentro del club aquella temporada para el recuerdo arlequinado: “Sentíamos que podíamos hacer algo grande. Mucha gente nos acompañó aquel día a Logroño, no estuvimos solos, impresionó ver sus caras de felicidad… es difícil explicar el sentimiento que tienen y llevan dentro. Para nosotros inexplicable hacer a tanta gente del barrio feliz y que por un día se olvidasen de sus problemas. Desde el principio tuvimos la ilusión de darle a la gente que llevaba toda la vida en el club la alegría de sus vidas”.

AFICION CD EBRO.png

Agradecimiento de la afición del CD Ebro en La Almozara | Foto: María Vidal Serrano

La humildad, la eficiencia, la profesionalidad y el compromiso del humilde club aragonés se vieron recompensadas con el ascenso. Sin embargo, el camino que queda por recorrer no será fácil para el Ebro. El objetivo continúa siendo consolidar un primer equipo profesional situado en las primeras ligas nacionales, que este acompañado de un fútbol base con 16 equipos en las categorías máximas y una escuela de fútbol para los más pequeños que sirva como escuela de vida. El proyecto del Club Deportivo Ebro ha buscado desde el primer momento a futbolistas con raíces en Aragón. La idea principal residía en formar un grupo con vínculos compartidos, integrados por un sentimiento de pertenencia. En definitiva el Club Deportivo Ebro trata de lograr aquello que otros equipos como Real Zaragoza o SD Huesca no han logrado, tener conciencia de a qué se pertenece y que se representa.

Primera temporada en Segunda División B (2015/2016)

El CD Ebro llegaba a la categoría de bronce del fútbol español sin ningún tipo de experiencia. Como es habitual, al ser el único representante del fútbol aragonés en la categoría tras el ascenso a Segunda División de la SD Huesca, fue colocado en el grupo que menos participantes había. El Grupo II fue la primera parada del inexperto pero ilusionado cuadro maño, compartiría rivales con el País Vasco, la Comunidad de Madrid, La Rioja y parte de Castilla – La Mancha. A priori, el curso se antojaba difícil para los visitantes en una categoría tan exigente como la Segunda División B. Sin embargo, poco a poco fueron asentándose y tras una gran segunda vuelta el cuadro aragonés logró la permanencia para la siguiente campaña en dicha categoría.

Emilio larraz cd ebro.jpg

Emilio Larraz en La Almozara | Foto: María Vidal Serrano

La primera temporada de la historia del CD Ebro en Segunda División B se vio marcada por los cambios. Con la llegada a la categoría de bronce, Ander Garitano puso al frente del equipo a Emilio Larraz. El técnico aragonés había desarrollado toda su carrera entrenando a equipos aragoneses en Tercera División y debutaría al mando del Ebro en la categoría de plata. Las ideas del nuevo entrenador no tardaron en llegar al equipo, que mediante trabajo y disciplina continúo con su habitual juego de toque sumado a las jugadas de estrategia. Para Emilio Larraz saber llevar el ritmo del partido y mantener la tranquilidad hasta el minuto 90 eran las claves de la victoria. El equipo, que venía de ganarlo todo en la Tercera aragonesa, tenía que acostumbrarse a sufrir y luchar hasta el pitido final para poder lograr cada punto. Los nuevos jugadores arlequinados asumieron paulatinamente las ideas del técnico y en la segunda vuelta, con el equipo completamente estructurado, llegaron los buenos resultados materializados por la permanencia. Para Álvaro Mateo Gotor, experto en el equipo, Emilio Larraz ha logrado “hacer competitivo a un equipo con menos medios” gracias a la “motivación sobre los jugadores”, según confesó a Sport Valladolid. 

Así mismo, Ander Garitano reestructuró el plantel arlequinado. Tras la remodelación del CD Ebro, solo continuaron en Segunda División B tres de los jugadores que habían logrado el exitoso ascenso de categoría: el guardameta Loscos, el central José Carlos Gil y el delantero Edu García. Garitano, fichó a 17 nuevos jugadores entre los que destacaban nombres como Kevin Lacruz, Maureta, Gabarre, Javi Montoya, Moustapha o Txema Pan para ser los nuevos encargados de guiar al CD Ebro hasta la permanencia. La juventud de la que presumía el Ebro se veía reforzada por la llegada de jugadores expertos en la categoría. Esta mezcla volvería a ser la clave del cuadro de Emilio Larraz para lograr la permanencia. Segunda División B destaca por ser una competición larga, donde cada partido cuesta y las rachas pueden sentenciarte de un día para otro. Jesús Navarro, presidente del CD Ebro, no quería caer en proyectos que de un día para otro ven su fin y prefirió fijarse en la Llagostera, un plan pausado y con criterio que el CD Ebro continúa tratando de imitar.

Los aragoneses debutaban en la Segunda División B española el 22 de agosto de 2015. El primer partido que disputó el CD Ebro fue ante el Real Madrid Castilla en Valdebebas. La suerte no acompañó a los de Emilio Larraz, que cayeron derrotados ante los madridistas por 5-1. La primera vuelta no mejoró para los arlequinados, los malos resultados se sucedieron y el equipo se situaba al final de la tabla. En la segunda vuelta, las primeras jornadas fueron vitales para la permanencia. El CD Ebro sólo conoció la derrota en cinco ocasiones en 19 partidos. En toda la segunda vuelta sumó un total de 28 puntos que los afianzaron en mitad de la tabla. El equipo había sabido revertir el mal inicio liguero y lograr la permanencia en la categoría. La primera prueba para la entidad había finalizado con éxito. La siguiente campaña el cuadro zaragozano continuaría en la categoría de bronce. Los aficionados más veteranos miran el largo camino recorrido por el club en pocos años y como hace apenas unas décadas soñar con esto era prácticamente imposible.

Presente y futuro en la categoría de bronce (2016 – )

En la presente temporada la suerte depararía un nuevo grupo para el CD Ebro. Los aragoneses quedaría encuadrados en el Grupo III de Segunda División B y se enfrentarían a equipos catalanes, valencianos y baleares. Por tradición, el grupo III destaca por ser el grupo de más nivel de la categoría. El CD Ebro se enfrentaría en los nueve meses de competición a una dura prueba que marcaría el devenir de la entidad.

CD EBRO AE PRAT.jpg

Nuevas incorporaciones en el CD Ebro | Foto: María Vidal Serrano

Los cambios de Ander Garitano no tardaron en llegar. El director deportivo le dio continuidad al técnico Emilio Larraz pero volvió a reestructurar la plantilla. Peral y Marqueta fueron las dos nuevas incorporaciones para la portería, que completarían junto a Montoya. Para la defensa, Garitano firmó a Pajarero, Satrústegui y Cristian Márquez. El mediocentro se vio completado por Iván Forte, Chupe, Valero y Víctor Bravo. En cuanto a la delantera, Canario y Alain Barron harían compañía al experimentado Gabarre. En las salidas más destacas estuvo el nombre de Edu García, el último hombre que quedaba de los héroes del ascenso de categoría volvía al Real Zaragoza, equipo que le vio crecer, para jugar en Segunda División.

La temporada en el Grupo III no pudo comenzar mejor. Los maños se convirtieron en el equipo revolución de la categoría tras acumular seis jornadas seguidas puntuando en el inicio de competición. Sin embargo, una mala racha llegó con la derrota ante el Atlético Levante y el club continúa sumido en ella. En el último partido ante el Atlético Baleares sumaron un valioso punto a través de su buen juego y ocasiones. Sin embargo, la falta de gol sigue lastrando un cuadro arlequinado que ya suma cuatro partidos consecutivos sin anotar. La próxima semana, los pupilos de Larraz se enfrentarán a un Mallorca ‘B’ que trata de alejarse de los puestos bajos de la tabla. Solo el domingo podremos saber si la mala racha aragonesa ve su fin o se acrecienta en su visita a la isla mediterránea.

puntos-ebro-15-jornadas

Puntos logrados por el CD Ebro en las 15 primeras jornadas de competición ordinaria | Fuente: Sport Valladolid

Adrian Barrios, experto en Segunda División B y coordinador de la categoría en VAVEL.com, prevé que al CD Ebro “se le va a hacer muy larga la temporada” y así mismo, ha materializado a Sport Valladolid sus opiniones a cerca del desarrollo del curso del cuadro maño: “El CD Ebro fue la gran sorpresa del Grupo III en el inicio de la temporada. Sorprendieron con su efectividad y fortaleza en La Almozara. Tras las derrotas con el Atlético Levante y Atlético Saguntino las dudas entraron en el equipo y ahora les está costando salir de una dinámica tan negativa”, sentenció.

Solo el tiempo dirá donde esta el techo del CD Ebro. El fútbol aragonés ha visto como su esfuerzo se veía materializado con el ascenso del conjunto de La Almozara a Segunda División B y su posterior asentamiento en esta. Los jugadores ven la entidad una oportunidad para seguir evolucionando y progresando en sus aspiraciones futbolistas. La opción de residir en Zaragoza y competir en Segunda B es un atractivo que queda ligado a la persona de Emilio Larraz, que con su reputación en el panorama futbolístico aragonés hace que muchos jugadores quieran trabajar en el Ebro bajo sus ordenes.

El proyecto del Ebro está lleno de ambición. La posibilidad de crear un bloque con jugadores de la casa, que sea capaz de crecer y consolidarse en Segunda División B hace que muchos aficionados de la capital maña hayan puesto sus ojos en el club. Hasta ahora, el Real Zaragoza abarcaba el fútbol aragonés, pero el proyecto arlequinado está causando cada vez más simpatía hasta en los propios aficionados blanquillos.

Con la ilusión por bandera, la estrategia del modesto club de La Almozara continuará siendo tener los pies en el suelo, sin perder la visión de futuro. Desde su refundación en 1961 el club ha ido creciendo paulatinamente manteniendo la identidad y los valores con los que se fundó el club 19 años antes. Temporada a temporada el club no deja de crecer y de sumar masa social a orillas del Ebro. Por el momento el único objetivo en mente es la permanencia, pero nada asegura que dentro de unos años estemos viendo al CD Ebro competir con los grandes equipos del fútbol español.

Anuncios