‘Zamorilla’: “Ahora mismo nos encontramos por encima de los objetivos”

Maestro por la mañana, entrenador de noche y padre a jornada completa. Así es David de Blas ‘Zamorilla’, el entrenador del equipo del Colegios Diocesanos en la Provincial de Aficionados.

img_3184

El entrenador David de Blas ‘Zamorilla’ realizando la plantilla del equipo durante uno de los entrenamientos./Beatriz Dávila

Sergio Jiménez/Beatriz Dávila

Desde que en el año 2014 se pensara en él como candidato para estar al frente del nuevo proyecto del equipo, ‘Zamorilla’ no lo dudó y asumió el reto.

¿Cuáles son los objetivos del equipo?

El objetivo del club siempre ha sido el de ascender. Tenemos siempre los pies en el suelo, tanto el equipo como el cuadro técnico, y nuestro objetivo es ir afianzándonos en la clasificación así como también en la categoría, y si en diciembre, enero, febrero seguimos ahí enganchados pues por supuesto que ya vamos a intentar seguir y llegar a lo máximo.

¿De momento se están cumpliendo los objetivos marcados a estas alturas de temporada?

Ahora mismo nos encontramos por encima de los objetivos. En segundo lugar estamos recién ascendidos tan sólo habiendo perdido un partido pues estamos quizás por encima de nuestras posibilidades.

¿Estás contento con la plantilla? ¿Crees que está el nivel que esperas?

Todo entrenador quiere más, por supuesto. Pero yo estoy contento con los 25 jugadores que tenemos, son muy comprometidos, son muy serios, es su trabajo y eso que no cobra ninguno, que eso es muy importante. Estoy muy contento, sí que es verdad que hay varios tanto a invel individual y luego a nivel grupal pues yo creo que podemos dar un poquito más.

¿El sistema de juego lo eliges en función de los jugadores, el partido…?

Normalmente a principio de temporada tiene uno más o menos pensado un poco cómo quiere y cómo le gusta jugar, a partir de ahí ya hay varias variantes: los jugadores que tienes, la calidad de los jugadores, las características de los jugadores te hacen a veces variar un poquito el sistema y sobre todo también los rivales, que nos hacen jugar de una u otra manera aunque prácticamente el sistema es el mismo. De todas formas el sistema es una cosa que luego en los partidos se rompe y los partidos se van adaptando en función de cómo vayan las circunstancias del partido. Más o menos tenemos 2-3 sistemas que manejar y a partir de ahí pues trabajamos.

¿Cuál es la estructura de los entrenamientos semanales? ¿no hay programado algún entrenamiento especial?

Casi siempre van en función del rival. Sí que estudiamos a principio de temporada lo que queremos conseguir, cuáles son los partidos claves que puedan existir y a partir de eso preparamos todos. Los lunes o martes nos reunimos para planificar.

¿Cuál es el ambiente en el vestuario y la relación con la plantilla?

Me parece que hay buen grupo y hay buena cohesión entre ellos. Sí que es verdad que cada uno es de su padre y de su madre, con sus manías y demás, pero la verdad es que hay bastante buena relación, no hay excesivos egos, siempre hay que gestionarlos un poco pero la relación es verdaderamente genial. Quizás es de las mejores plantillas que he tenido yo a nivel de relación. Los dos años que hemos estado en provincial nos ha unido mucho, quizás porque es un poco de sufrimiento esa categoría y eso nos ha unido y yo creo que la relación pues, al haberles unido tanto en eso es muy buena.

¿Cuánto tiempo llevas entrenando en el Diocesano? ¿Te ves entrenando a equipo muchos años más?

Unos 15 años, y no me veo más, sinceramente no. Doy el relevo. No de forma inmediata pero otros 15 años no. Es mucho sacrificio, quema mucho, las exigencias familiares son muchas, el horario es muy comprometido y otros 15 años será complicado. A lo mejor sí que estamos más pero con pausas entre medias. Ya anteriormente, cuando entrenaba a juvenil nacional pues, hubo un momento en que pensé dejarlo; estuve dos años fuera, un poco desligado, y luego con este proyecto pues es cuando he vuelto.

IMG_3252.JPG

El míster del Colegios Diocesanos AMS, ‘Zamorilla’./ Beatriz Dávila

¿Qué significa para ti entrenar a un equipo en la División de Regional Aficionados?

Después de entrenar en provincial, está muy bien entrenar en Regional de Aficionados. Ya la categoría es muy distinta, por decirlo de alguna manera el fútbol ya es más semi-profresional, muy cercano a la tercera división, sobre todo 8-10equipos y entonces pues es una categoría bonita. Sí que es verdad que también he estado en juvenil nacional, que es una categoría bonita, pero hemos pasado por categorías entre comillas peores, o de menor categoría y más difíciles. Y si en el futuro estamos en superiores mejor que mejor.

El entrenador, ¿se hace o se nace?

Yo creo que se nace. Se nace porque al igual que maestro como soy, hay que tener una vocación y te tiene que gustar. A partir de ahí sí que se hace, porque aprendes de todos, absolutamente de todos, desde el primer al último jugador; del primer entrenador con el que colaboras, del preparador físico… con todo se va haciendo y perfeccionando.

¿El mayor momento de satisfacción?

Como entrenador el mayor momento de satisfacción que he tenido es cuando te encuentras con jugadores que te sienten como un amigo, fuera de los resultados, fuera de todo…pues esto al final es una sociedad, es una vida y las relaciones me parecen lo más importante. Entonces cuando te juntas con algún jugador que has tenido que ya no tienes y que has tenido que tomar decisiones duras y/o difíciles con él pues que sigas llevándote bien, que sigas teniendo una buena relación, me parece de lo más importante y la mayor satisfacción.

En tu trayectoria como profesor de educación física y entrenador, ¿qué es más complicado? ¿dar clase o entrenar?

En las aulas, en las aulas haces niños, educas niños y educas personas. Aquí los que vienen viene por hobbie, también les sigues inculcando una serie de valores que tienes tú pero en las aulas es mucho más complicado.

¿Cómo debe mantener un entrenador a un jugador que apunta maneras de crack? ¿Qué cualidades lo diferencian del resto de jugadores?

Hay que gestionar mucho sus egos, porque esos ya están muy elevados con la familia y con la gente que tiene alrededor y entonces hay que gestionar mucho eso. Hay que hablar mucho con él, hay que decirle que esté con los pies en el suelo y de vez en cuando hay que pegarle algún palo para que sepa que no todo es color de rosa.

La cabeza, el estar bien amueblado es lo que le cambia; las características deportivas son muchas, pero el tener buena cabeza y estar bien amueblado es lo que le cambia.

¿Cuál es el consejo que les das a los chicos?

Que disfruten del fútbol.

Para finalizar, algo más personal:

Un equipo:…

Real Madrid CD Colegios Dicoesanos

Un jugador:…

Quique y Kross e Iniesta

Un estadio:…

Bernabéu

Una manía:…

Rezar antes de cada partido

Un sueño:…

Ascender a este equipo hasta donde lleguemos

Si no fueras entrenador del CD Colegios Diocesanos:…

Seguiría siendo maestro, dedicándome a jugar

Anuncios