Pablo Tejedor se lesionó ante el Atlético Tordesillas. | Foto: Alexis Fernández.

Año de cambios en la portería del Atlético Astorga

La maldición de la portería del Atlético Astorga parece no terminar en el último año. Kike Reguero, recién incorporado por el cuadro maragato, se convierte en el octavo cancerbero que pasa por el conjunto astorgano desde el pasado verano. Una posición tan específica que está generando muchos problemas a Álvaro García Moreno, primero, y a Paulino Martínez Soria, después. El fichaje del meta madrileño puede cerrar un capitulo negro en la historia reciente del equipo que preside Sagrario González.

Alexis Fernández y Óscar García

Una de las posiciones más importantes en el mundo del fútbol es la portería. El cancerbero es el encargado de defender el marco de cada equipo. Tan imprescindible es su presencia sobre el césped, que cada técnico se ve obligado a colocar uno, sean cuales sean las circunstancias del encuentro. Una expulsión o una lesión provocan su cambio inmediato. Y es que salvaguardar la portería es el primer objetivo de cada conjunto.

No importa la categoría. Desde el fútbol profesional al aficionado, el puesto de guardameta es inamovible. Lo mismo le ocurre al Atlético Astorga, que la pasada campaña y la presente ha vivido muchos cambios en la portería. En Segunda División B y ahora en Tercera División, el cuadro maragato se está encontrando muchos problemas a la hora de buscar un cancerbero de garantías. Álvaro García Moreno, primero; y Paulino Martínez Soria, después, han tenido que elegir entre un amplio abanico de posibilidades.

Ocho metas en un año y tres meses

Desde que arrancara la temporada pasada hasta la actualidad, el Atlético Astorga ha contado en sus filas con hasta ocho cancerberos. Un hecho sorprendente al tratarse de un cuadro humilde y que no dispone de demasiados recursos económicos para afrontar la temporada. Mucho menos para vivir tantos excesivos cambios en una posición en el que la prioridad es mantener la continuidad.

Javi Díez y Ricky Alonso iniciaron la temporada en la portería del Atlético Astorga, con el permiso de un Manrique Huergo que se mantiene aún en el equipo pero ni siquiera ha debutado. El meta leonés y el asturiano se alternaron el puesto durante la primera etapa de la temporada. Aunque los malos resultados no dejaron contenta a la Junta Gestora que destituyó a Álvaro García Moreno y colocó a Paulino Martínez Soria al frente del banquillo maragato.

Javi Díez se vio obligado a colgar los guantes la campaña pasada. | Foto: Alexis Fernández.

Javi Díez se vio obligado a colgar los guantes la campaña pasada. | Foto: Alexis Fernández.

El técnico manchego apostó por Javi Díez para el marco maragato, pero la jugada no pudo salirle peor. Mientras Ricky Alonso abandonaba la disciplina del equipo para recalar en el filial del Alcorcón; Javi Díez se veía obligado a terminar con su carrera deportiva. El veterano cancerbero leonés, que padecía una lesión crónica de hombro, colgaba los guantes en enero. De una tacada, el Atlético Astorga se quedaba con un solo meta, del que poco se conoce y con el que apenas cuentan los preparadores del conjunto verde.

Debido a estas circunstancias, el Atlético Astorga se vio obligado a firmar a dos nuevos cancerberos. ‘Pulpo’ Romero y Fernando Ribas reforzaron una demarcación que generaba muchas dudas a la afición maragata, sobre todo ante la falta de un referente. Cinco metas en una temporada. Demasiados para luchar por el objetivo de salvar la categoría de bronce, que finalmente no pudo consumarse, en parte por los problemas vividos en la portería.

Comparativa de los porteros del Atlético Astorga. | Elaboración propia.

Comparativa de los porteros del Atlético Astorga. | Elaboración propia.

‘Pulpo’ Romero no dio opción a Fernando Ribas y Manrique Huergo, que no dispusieron de oportunidades con el Atlético Astorga. Ninguno de los dos cancerberos disputó minutos con el equipo, no así el cancerbero manchego, Javi Díez y Ricky Alonso, que fueron los tres metas que defendieron el marco maragato. Casi 1.000 minutos para estos dos últimos, mientras que el primero de ellos disfrutó de más de 1.500. Al final se consumó la lógica y el conjunto verde descendió a Tercera División.

De la tranquilidad a las dudas

En la vuelta a Tercera División, el Atlético Astorga apostó por el retorno de Pablo Tejedor tras dos temporadas en La Bañeza. El guardameta leonés volvía al club para ser titular y completar una portería junto a Héctor Sobejano y Manrique Huergo. La idea era clara: contar con un cancerbero experimentado y dos jóvenes a los que echar mano en caso de necesidad. A priori lo lógico para reducir gastos y así disminuir la deuda del club.

Sobejano, el segundo por la derecha, solamente disputó 90 minutos con el Astorga. | Foto: Alexis Fernández.

Sobejano, el segundo por la derecha, solamente disputó 90 minutos con el Astorga. | Foto: Óscar García.

Pero el resultado no ha sido el esperado. Manrique sigue sin contar para Paulino Martínez Soria, como así atestigua que todavía no ha debutado con el equipo en liga; y la escasa continuidad de Sobejano debido a sus obligaciones laborales generan dudas en un equipo que quiere luchar por clasificarse para el playoff de ascenso a Segunda División B. Todo ello sin contar la lesión sufrida por Pablo Tejedor ante el Atlético Tordesillas que hizo que los hechos se desencadenaran.

La entidad anunciaba esta semana pasada la llegada de Kike Reguero, con experiencia en categorías superiores, y la salida de Héctor Sobejano. El joven meta leonés liberaba una ficha que ocuparía el experimentado cancerbero madrileño. De este modo, el nuevo portero luchará por el puesto de titular con Pablo Tejedor, aunque por el momento sustituirá al hasta ahora preferido por Paulino Martínez Soria.

Rendimiento de Kike Reguero en sus últimos equipos. | Elaboración propia.

Rendimiento de Kike Reguero en sus últimos equipos. | Elaboración propia.

Octavo cancerbero del Atlético Astorga en poco más de un año. Kike Reguero, además, es el tercero en disponer de minutos con el cuadro maragato en esta campaña. Pablo Tejedor ha disputado un total de 990 minutos repartidos en 11 encuentros, por los 90 que han jugado el recién llegado y Héctor Sobejano. Otra vez se repiten los datos de la temporada pasada en los que Paulino Martínez Soria daba minutos a tres cancerberos y otros dos se quedaban finalmente protagonismo.

¿Un problema o un acicate para los metas?

Esta circunstancia podría generar dudas entre los principales protagonistas: los cancerberos. “Lo más importante es no creerte titular ni suplente”, explica Javi Díez. El exportero del Atlético Astorga analizó la situación como uno de los involucrados, no en vano es uno de los ocho metas que ha utilizado el cuadro astorgano. “Solo debes entrenar para jugar semana a semana independientemente de que al final el entrenador te elija para el partido”, apuntó. Aquí entra un nuevo factor, así lo ve Javi Díez: “El factor psicológico es clave para no desmotivarte cuando no juegas”.

Pablo Tejedor volvió al Atlético Astorga para ser el meta titular. | Foto: Alexis Fernández.

Pablo Tejedor volvió al Atlético Astorga para ser el meta titular. | Foto: Alexis Fernández.

Por su parte, Jesús Rodicio, licenciado por INEF y preparador físico del Atlético Astorga años atrás, considera que “la preparación de los cancerberos es fundamental”. En muchos casos, esta labor recae en un profesional no cualificado y en ese caso puede acarrear lesiones en los porteros. Rodicio afirma que “la preparación específica debe ser innegociable e imprescindible para el buen trabajo de los guardametas”.

Borja López de Castro, técnico de la Federación de Castilla y León de Fútbol (FCyLF) y especialista en el entrenamiento a porteros, explica que “hasta hace no mucho, el portero no recibía la formación adecuada, sino que entrenaba como uno más, para exigirle después aspectos que no se habían trabajado”. De este modo, de Castro afirma que “las exigencias de un meta requieren un entrenamiento específico y coherente, conforme a las demandas del juego y a sus características individuales”.

Con estos ingredientes, la afición es lógico que se pregunte qué ocurre con esta demarcación. El buen trabajo resulta fundamental e incide positivamente en los guardamentas, pero para ello necesita que sea específico. Del mismo modo, el factor psicológico en el buen desempeño de un trabajo tan necesario como el del portero. Sea como fuere, el Atlético Astorga sigue sin encontrar la tranquilidad en una posición clave en el campo. El objetivo de volver a Segunda División B necesita de que el debate se termine y se muestre confianza en los cancerberos que ahora militan en el club.

Anuncios

2 pensamientos en “Año de cambios en la portería del Atlético Astorga

  1. Pingback: La Cebrereña prueba la reacción del Astorga | SportValladolid

  2. Pingback: El Atlético Astorga sigue imparable en La Eragudina | SportValladolid

Los comentarios están cerrados.