Juan Antonio Redondo: “El CD Becerril es de los equipos con menos presupuesto de su categoría”

Primer equipo del CD Becerril en la temporada 77/78. De rojo a la izquierda está Juan Antonio Redondo de portero. Fuente: CD Becerril 

Isabel Muñoz / Aitana Sánchez

Lleva cuarenta años en el equipo que le ha visto crecer y veintitrés como presidente después de haber pasado por la directiva. Juan Antonio Redondo Sangrador trabaja durante la semana como militar en Valladolid y su tiempo libre se lo decida al club de su vida. Comenzó a los 15 años jugando en el primer equipo del CD Becerril federado en la temporada 77/78 como portero hasta los 30 años.

Pregunta- El CD Becerril no está atravesando uno de sus mejores momentos, ¿cómo lo está afrontando el equipo?

Respuesta- El equipo es humilde y lo afrontamos juntándonos cada vez más, trabajando más e intentando sacar ente de lo que estamos viviendo ahora mismo. Creo que es la solución para afrontar lo que es una racha muy grande de partidos perdidos y lo que queremos es salir de esto cuanto antes. Nuestra meta es la salvación, que es lo que propusimos al principio de temporada y a lo que estamos intentando llegar.

P.- Hasta ahora, el equipo lleva 10 jornadas sin marcar gol, ¿ven necesarios cambios en el vestuario? ¿Cree que es necesarias nuevas incorporaciones en el club?

R.- Igual hay que pintarle el vestuario (risas), pero cambios creo que no. Ahora mismo la plantilla está completa, tenemos las veintidós fichas cubiertas. Eso lo hicimos en verano y puede que nos equivocáramos en ese sentido. Tendríamos que haber dejado al menos dos fichas libres para tener la opción de incorporar gente, entonces ya, después de hablar con los jugadores, con los técnicos y con la plantilla, la decisión que hemos tomado es que lo solucionaremos nosotros mismos y que no necesitamos a nadie de fuera, de momento, a no ser que alguien quiera marcharse en Navidad y cree un hueco en la plantilla. Pero tampoco será una varita mágica. Lo que podemos hacer es traer a gente de Palencia y la provincia que quiera ayudarnos, porque no hay dinero para traer a gente contrastada.

P.- En lo que va de temporada, ¿cómo ve al equipo? ¿Cree que conseguirá salir de los puestos de descenso?

R.- En el fútbol la meta no es esa, ya que es muy difícil vaticinar si vas a ganar o vas a perder, si vas a bajar o vas a  subir. Nuestra meta ahora es salvarnos, trabajando duro hasta el último día y, hasta el último día, metidos en la competición. Ahora mismo sí que estamos en puestos de descenso, pero queda toda la segunda vuelta y dos partidos. Yo creo que si conseguimos coger otra vez la senda de ganar partidos, podremos salvarnos seguramente.

P.- Kuko se encuentra en la tercera posición como uno de los jugadores que más goles ha encajado en la tercera división, ¿cómo está viendo su rendimiento?

R.- Kuko es un chico que ha venido de juveniles y que, en juveniles, igual no ha dado lo que se esperaba de él, pero aquí la verdad es que el tiempo que lleva y desde la pretemporada ha dado más de lo que esperábamos, hasta ahora. Pero también hay que decirle a Kuko que no se duerma, que esto del futbol es muy complicado y no todo el mundo llega. Como Kuko hay 10.000 por ahí, pero si él tiene la cabeza bien asentada y sabe cuál es su objetivo, que es ayudar al equipo este año, si en junio viene alguien buscándole, pues adelante, es de lo que se trata,  porque en un equipo modesto lo que intentamos es sacar a los jugadores jóvenes adelante.

P.- El CD Becerril ha tenido varios altibajos en la clasificación en las pasadas temporadas, ¿qué valoración hace del equipo en estos últimos años?

R.- Somos un equipo que tenemos que estar en provincial y estamos en tercera, por lo que estamos en dos categorías por encima de nuestro nivel. Nuestro pueblo, si lo comparas con otros pueblos de alrededor, como Paredes que tiene el doble de habitantes y está en una categoría inferior; Venta de Baños está en dos categorías inferiores y es el triple, y algunos no tienen equipo. En Palencia somos la referencia como pueblo para un equipo de tercera. Es muy complicado estar en tercera división porque es un pueblo muy pequeño y no tiene recursos, es decir, no hay dinero. Nosotros seremos, ahora mismo, el equipo con menos presupuesto de la categoría. Ya es demasiado jugar en tercera porque recordemos que esta categoría necesita al pie de 80.000 euros para poder jugar al fútbol y un pueblo tan pequeño, sin industria, lo aportamos todos los socios. Los 400 socios son la base de que el equipo esté en tercera división.

P.- ¿Su afición por el fútbol ha sido desde siempre? ¿Ha jugado en algún equipo?

R.- En la página web del equipo hay una foto del primer equipo del Becerril federado y ahí estaba yo. Tenía pelo y era el portero. Este año hace 40 años de que se fundó el club y yo llevo desde que tenía 15 años y ahora tengo 55, por lo que llevo 40 años en el equipo. Estuve de jugador hasta los 30 y después me liaron en la directiva. Estuve de secretario 3 años y cuando se fue la directiva me quedé de presidente y ya son 23 los que llevo al frente. Estoy esperando a ver si algún joven quiere venir y me quite de en medio, pero no hay manera.

P.- ¿Cómo se siente al presidir el equipo de fútbol de su pueblo?

R.-En los pueblos somos pocos y es un problema. Yo he estado 23 años y ha habido de todo, cosas buenas y malas. Hemos intentado hacer lo más normal las cosas, sin mucho protagonismo. Todos trabajamos, somos gente activa y familiar y hemos conseguido cosas importantes para un club pequeño. En un pueblo, si te vas y mañana desaparece, eres el peor del pueblo. Y ahora porque estamos en tercera, pero yo no quiero protagonismo, eso lo tienen que tener los jugadores y el entrenador. Yo estoy en la sombra e intento hacer las cosas lo mejor posible y algunas veces salen y otras no.

P.- ¿Qué consejo le daría a aquellos equipos de pueblos pequeños que juegan en categorías inferiores?

R.- Tener paciencia, lo primero. En los pueblos hay mucha división en los pueblos: si están unos no quieren que estén otros. En el Becerril hemos conseguido algo muy difícil que es hacer lo difícil, fácil: juntarnos varias personas que no tenemos afán de protagonismo y trabajar. Yo soy el presidente y hay muchos días que voy a alcapar al campo y no se me caen los anillos. Ese tipo de relación familiar ha hecho una unión que casi el 80-90% de la gente apoya el fútbol. Si en el Becerril solo fuese el 60% el que apoyase, no habría equipo. Eso pasa en todos los pueblos, las envidias. Lo que aconsejo es que gente que venga a trabajar, si puede ser mezclar jóvenes con veteranos y cada uno a su puesto.

Anuncios