Westbrook, Harden y su lucha por el MVP

Russell Westbrook y James Harden protagonizaron el año pasado uno de los duelos más intensos e igualados de la historia de la NBA en la carrera por lograr el premio a jugador más valioso.

Alejandro Arcilla/Marcos Carballo

“MVP, MVP, MVP!” fueron las palabras que más sonaron en el Chesapeake Energy Arena y en el Toyota Center cuando sus dos estrellas tocaban el balón. “Es una leyenda. Ha conseguido su triple-doble número 42 y se ha convertido en historia viva de la NBA”. Así comentó Michael Cage, comentarista de Fox Sports Oklahoma la hazaña del base de los Thunder al conseguir superar a Oscar Robertson como jugador con más triples-dobles en una temporada. “El triple-doble más insano que he visto en mi vida”, relataban en la TNT cuando James Harden anotó 53 puntos, repartió 17 asistencias y capturó 16 rebotes, algo que muy pocas veces se ha visto en la liga de baloncesto americana.

RUSSELL WESTBROOK, DIGNO GANADOR

Comparación entre la temporada 2015/16 y 2016/17 de Westbrook Vía: Marcos Carballo

En la temporada 2015/16, Westbrook no era el líder del equipo, promediaba 23 puntos, 10 asistencias y 7,8 rebotes por partido. Defensivamente, el base californiano, promediaba 2 robos y 0,3 tapones. Pero en la temporada siguiente, la 2016/17 la estrella de OKC ha paso de estar a la sombra de Kevin Durant a tener que tirar de su equipo durante todo un año él sólo. ¿La causa? La marcha del alero de los Thunder en la agencia libre de 2016 a los Golden State Warriors. A lo largo de la temporada 2016/17, la estrella de OKC promedió 31,6 puntos, 10,4 asistencias y 10,7 rebotes, aunque a eso se suman 5,7 pérdidas por encuentro. Westbrook ha conseguido tener un promedio de triple-doble en una temporada, algo que nadie logró desde la campaña 1961/62. Oscar Robertson, también conocido por el mote de ‘Big O’, fue el único que había conseguido dicha hazaña en la historia, hasta que apareció Russ. El ‘0’ de Oklahoma City consiguió llevar a su equipo a los playoffs y acabar la campaña en sexto lugar con un 57% de victorias. “Lo que ha hecho Westbrook está fuera de lugar”, declaró Sergio Andrés, periodista del Diario AS y experto en NBA. “Es algo muy difícil de lograr y nos hace soñar y disfrutar a todos los aficionados a este deporte”, añadió.

JAMES HARDEN, UN DURO CONTRINCANTE

Comparación entre la temporada 2015/16 y 2016/17 de Harden Vía: Alejandro Arcilla

En la temporada 2015/16, John-Blair Bickerstaff estaba al frente del banquillo de los Houston Rockets. La franquicia tejana finalizó la campaña en octavo puesto y entraron en los playoffs en el último partido. En esa campaña, James Harden promedió 29 puntos, 7,5 asistencias y 6,1 rebotes, aunque llegó a perder 4,6 balones por partido. Además Harden se mostró flojo en una de sus debilidades, la defensa, promediando 1,5 robos y 0,5 tapones por partido.  Tras la puesta de Mike D’Antoni al frente del barco tejano y el cambio total de ‘La Barba’ al puesto de base en la temporada 2016/17, la estrella de Houston ha tenido un promedio de 29,1 tantos, 11,2 asistencias y 8,1 rebotes, aumentando también sus pérdidas de balón con un total de 5,7 por partido. Harden ha liderado a su equipo hasta el tercer puesto de la Conferencia Oeste con un 66% de victorias. “Hace un año, Harden era una especie de estrella decadente”, declaró el experto en NBA y periodista del Diario AS, Juanma Rubio. “Ha pasado de no defender a intentarlo al menos. El cambio a la posición de base le ha hecho aprender mucho”, añadió el reportero.

Wetsbrook y Harden, los actuales “Jefes” de la NBA Vía: NBA

Hay que fijarse en pequeños detalles para ver que Russell Westbrook merecía el premio a Jugador Más Valioso. Harden usa su cabeza, Westbrook las agallas. El jugador de Houston su sangre fría, el base de Oklahoma City su explosividad. La estrella tejana ha estado toda la temporada acompañado por buenos tiradores. Ahí está la diferencia. Russell Westbrook ha tenido que tirar del carro de los Thunder él sólo. El llanero solitario, la ‘venganza’ a Kevin Durant y el compromiso y la lealtad con Oklahoma, la determinación de querer llevar a su equipo a lo más alto, la reivindicación por hacerse un nombre, por ser una leyenda. Esos pequeños detalles que marcan a un verdadero MVP.

Westbrook con el trofeo de MVP Vía: NBA

Anuncios