Alberto López Moreno: “Yo pienso que el médico es como un árbitro en el fútbol, mejor que no se sepa nada de él”

Sergio Manchado Pérez/Rodrigo Paz Méndez

Alberto López Moreno, ex-jugador de fútbol profesional que durante 16 temporadas militó en equipos como el Real Burgos, el Real Valladolid, el Racing de Santander o el Numancia hasta retirarse en el 2003 en el Palencia. También ha sido internacional sub 21, algo que muy pocos pueden decir. Ahora, después de 13 años retirado, su relación con el fútbol sigue presente. Sus logros sobre el terreno de juego se han trasladado al equipo médico del club de su vida, el Real Valladolid. Delantero de oficio y médico de profesión, el madrileño se encarga no solo de dirigir el equipo médico, sino también de aportar su experiencia y sus consejos a los jugadores.

P- ¿Cómo conociste este deporte?

R- Pues como todos los niños, jugando en la calle. Me ha gustado siempre jugar al fútbol con mis amigos en la calle. Algunos, como no nos cogían los equipos de Madrid, pues hicimos nuestro propio equipo, el Inter Volga, que sonaba a ruso y en aquella época los rusos iban con la CCPP en la camiseta, pues nos gustaba mucho la selección rusa. Y bueno, luego nos cambiamos. Cuando fuimos un poquito mayores le cambiamos el nombre y participamos en los juegos de distrito de Madrid. Empezamos a destacar, a un jugador de nuestro equipo le fichó el Madrid. A mí me fichó la Peña García Remón y de ahí al Moscardó y claro, yo ya debuté tarde en el fútbol. Porque creo que me hicieron mi primera licencia profesional en mi segundo año de juvenil. En dos años destaqué muchísimo. En la primera temporada que jugué en el Moscardó en primera regional preferente marqué 45 goles, luego metí 20 y ya en enero pues me fichó el Real Valladolid.

P- ¿Cómo fue tu primera experiencia en el Valladolid, tu primer contacto con el fútbol profesional?

R- Nada más llegar aquí lo primero que me llamó la atención es que me dijeron dos compañeros, “Alberto, lo primero que tienes que hacer es hacerte de la AFE”, que era el sindicato de jugadores. Entonces para mí, que te dijeran que eres un jugador profesional, pues no me lo podía creer. Voy a jugar al fútbol, voy a ser profesional, voy a cobrar dinero por jugar al fútbol.. me parecía algo increíble. Esa fue mi primera experiencia. Además parecía todo tan serio, que había que meterse en un sindicato y todo este tipo de cuestiones que me llamaron la atención. Tengo muy buen recuerdo de Quique Moreno, que en paz descanse, que fue quien me lo dijo por primera vez, y de Manolo Hierro, que eran en aquella época los que me comentaron esto. Esa fue mi primera experiencia, y luego convivir vestuario pues con Fenoy, que ya le había visto, con Onésimo, que yo lo había visto en mi casa en reportajes de Estudio Estadio.

Alberto (3)

Alberto López Moreno durante su etapa en el Real Valladolid/  Fuente: https://postimg.org/image/v2s05rdhn/

P- Coincidiste con Hierro en tu etapa en el Real Valladollid, también con Eusebio. Cuando los viste por primera vez, ¿ya destacaban tanto como para llegar hasta donde lo hicieron?

R- Hombre, Fernando Hierro si que destacaba mucho. Y Eusebio igual. Eran jugadores que se les veía que eran..pero yo tuve la suerte de convivir con buenísimos jugadores. Yo si durante todos los años que he estado aquí en Valladolid me pongo a decir jugadores que han estado aquí, pues es que todos internacionales: con Caminero también, con Fernando Hierro, con Minguela, con Moya, con Heinze incluso, central de argentina, Julio César, César Sánchez de portero.. un elenco de jugadores que han sido buenísimos, muchos de ellos internacionales. Durante esos años, pero han pasado buenísimos jugadores por el Real Valladolid.

 

P- ¿Cuál es el mejor recuerdo que tienes en el Real Valladolid?

R- ¿Mi mejor recuerdo? Pues hay varios, afortunadamente. Yo creo que a lo mejor el día que ganamos 1-3 en el Bernabéu. Ese fue un día..

P- Con dos goles tuyos, además.

R- Con dos goles, pues claro, lógicamente eso también te toca más. Habíamos perdido el primer partido de liga, la promoción ese año también.. Metimos me parece que 28 goles en la liga. Yo marqué 14, la mitad. Hoy en día eso es impensable porque aquello era la liga de dos puntos. Entonces, 28 goles te permitían poder jugar la promoción al menos. Luego la ganamos, la experiencia fue buena. La del ascenso fue buena, y bueno, luego puntualmente muchos partidos en el Valladolid.

Sin título.jpg

Alberto López Moreno celebrando el primer gol de aquel 1-3 en el Santiago Bernabéu/ Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=oGRHOIme2hU

P- Te retiraste en el Palencia tras 16 temporadas. ¿Ya considerabas que era un buen momento para dejar tu carrera?

R- Sí, fue un momento muy complicado. Habíamos subido de 3ª a 2ª división. Yo fui porque estaba Onésimo de director deportivo, luego estaba también de entrenador Alfredo Merino y bueno, el primer año dije, “voy a dejar el fútbol  de manera paulatina”,entrenando dos, tres días. Pero lógicamente, todo el mundo quiere profesionalizar las cosas. El año de tercera fue muy bonito. Yo viajaba con mi padre a Palencia a los partidos. Veíamos los partidos, nos volvíamos… casi como cuando empezamos, cuando él me llevaba y era presidente del Moralzarzal, me gustó mucho aquella experiencia. Metí 25 goles y tres más en play-offs, o sea que futbolísticamente incluso fue bien. Lo que ocurre es que al empezar la siguiente temporada en 2ªB, pues ya era profesionalizar otra vez. Me hacían ficha profesional, se profesionalizaba mi situación otra vez, y yo quería que fuese un retiro el tema del Palencia, y no volver otra vez a reengancharme al tema profesional. Se me hizo muy dura la concentración. Tuve una conversación con mi suegro telefónicamente y estuvimos hablando y..la verdad que era el momento de decir: “oye si quiero empezar mi carrera deportiva, tengo que acabar mi especialidad, un máster de traumatología del deporte.” No iba a estar agusto. Es verdad también que ya tenía algunos achaques físicos por la edad y decidí dejarlo en plena pretemporada.

P- ¿Tu vocación por la medicina como surgió? Porque supongo que tuviste que compaginar en algún momento el fútbol y la carrera.

R- Pues mira yo, muchas veces lo he pensado, ahora que tengo hijos en edad de elegir carrera universitaria. Mi vocación llega sin tener ningún familiar ni cercano ni lejano que haya estudiado Medicina. Lo que ocurre es que en aquel momento hacer Medicina era un tema de que mi padre me dijo “tienes que ser médico”, y era como un reto, hay que sacar buenas notas.. El tema de competencia. Antes era competitivo hasta en las notas y me dio por intentar sacar Medicina. No lo conseguí a la primera pero lo conseguí a la segunda. Me tuve que volver a presentar a selectividad y entre en Medicina. Y bueno, una carrera dura, muy sacrificada y era un reto ser futbolista y médico. ¿Como un reto vocacionalmente? Pues sí. La vocación luego te llega mientras estás trabajando.

P- Estudiabas medicina mientras jugabas en el Real Valladolid, ¿En aquél momento pensabas seguir en el mundo del fútbol una vez colgadas las botas?

R- Yo nunca lo tuve claro, porque cuando era jugador pensaba que ser médico de un equipo de fútbol tiene que ser un rollo, porque las lesiones son siempre las mismas. Bueno, no conocía las interinidades y todo lo que tiene ser médico de un equipo de fútbol. Evidentemente me equivocaba mucho porque hay muchas situaciones en las que aparecen…es muy variopinto, aparecen situaciones muy complejas. Abarcan un montón de situaciones, no solamente las lesiones, es el trato con las familias, reconocimientos médicos, pruebas cardiológicas, alimentación, nutrición..en fin, no lo tenía yo muy claro en ese momento pero al final la vida te lleva por ese camino.

“Yo pienso que el médico es como un árbitro en el fútbol, mejor que no se sepa nada de él”

“Las lesiones en el fútbol son inevitables, y como son inevitables hay que intentar tratarlas lo mejor posible”

P- ¿Cómo de importante es la labor de médico en un club profesional a la hora de preparar las temporadas para evitar las lesiones?

R- Yo pienso que el médico es como un árbitro en el fútbol, mejor que no se sepa nada de él, que no esté (ríe). Hay que intentar sumar, pues muchas veces desde el punto psicológico. La salud como define la OMS es el estado de bienestar físico, psíquico y social. El médico tiene que generar un buen ambiente en el grupo, que sus ayudantes tengan una buena relación de los jugadores, y desde el punto de vista del rendimiento en muchos aspectos nutricionales, de descanso, de consejos… pero lo realmente importante es el futbolista y el médico lo tiene que orientar a conocer su cuerpo, a inculcar buenos hábitos de alimentación.

En el tema de las lesiones evidentemente cumplir los plazos adecuados, no ser más listo ni más tonto, no cometer errores de bulto y si se comete alguno intentar solucionarlo lo mejor posible. El tema del médico es eso. Las lesiones en el fútbol son inevitables, y como son inevitables hay que intentar tratarlas lo mejor y lo más pronto posible, pero siempre, lo principal es que sea lo mejor posible para intentar dejar las menores secuelas.

P- Ahora en el primer equipo tan sólo se encuentra Guitián lesionado ¿Podrías decir cuánto le queda para volver a los terrenos de juego?

R- A veces hay lesiones que son muy claras, otras que se dan un poco en función de la evolución. A veces es recomendable dar una semana más para que cuando se recupere llegue perfecto y que no se comentan errores a la hora de precipitarse por intentar recuperar antes una lesión.

IMG_2403.JPG

P- Desde tu experiencia ¿Cual es la lesión que más se suele repetir en este deporte?

R- Estadísticamente es el esguince de tobillo. La lesión en el ámbito deportivo que más se repite, y el fútbol no se libra de estas estadísticas, es el esguince de ligamento lateral externo del tobillo. Es cierto que luego hay muchos otros aspectos como las contusiones musculares, que dependen del tipo de entrenamiento y de las circunstancias, pero principalmente es el esguince de tobillo.

Pese a todo, esto va por rachas. Nosotros tenemos unas estadísticas en las que la lesión de los isquiotibiales es muy frecuente. Teniendo en cuenta esas estadísticas, lógicamente uno se pone a pensar  por qué la lesión de los isquiotibiales es más frecuente en el ámbito futbolístico. Porque hay una descompensación con respecto al cuádriceps, porque hay una poca flexibilidad de esa musculatura…entonces conociendo esas causas se trabaja desde el punto de vista de la preparación física sobre ellas y lógicamente nos damos cuenta de que las estadísticas están bajando, y en ese aspecto estamos muy contentos.

Hice un estudio retrospectivo de 10 años y la lesión que más se daba en categorías inferiores era el esguince de tobillo seguido de la lesión muscular de isquiotibial.

P- ¿Cuál es la peor parte de tu trabajo?

R- Lo que peor llevo como médico es cuando aparecen estas lesiones complicadas y el jugador no evoluciona en los parámetros y en el tiempo adecuado o que aparece alguna complicación, y esos son los casos en los que se sufre. El que más sufre evidentemente el jugador pero los que estamos alrededor también sufrimos bastante por los jugadores.

También algunas cuestiones de índole más banal como pueden ser las comidas, cuando te protestan por lo que les has puesto. Es una situación que a pesar de contar con la ayuda del nutricionista se puede convertir en una tarea un poco antipática.

P- Ahora que vives el fútbol desde otra perspectiva ¿Lo sigues viviendo con la misma intensidad?

R- Es distinto. Como se vive el fútbol desde el punto de vista del jugador no se puede comparar, por mucho que quieras el fútbol es para los futbolistas.

P- Desde tu debut como profesional hasta la actualidad ¿Has observado grandes cambios en el mundo del fútbol?

R- Muchísimos. Desde el somatotipo del futbolista, que antes eran más compactos con una musculatura más ancha, ahora son más longilíneos. El fútbol es mucho más rápido, ya no hay tantos campos embarrados, casi siempre suelen estar en perfecto estado, la velocidad del juego es mucho mayor…

Los jugadores también se cuidan mucho más, no es que nosotros no nos hayamos cuidado, sino que existe una cultura de cuidarse bien, de los pequeños detalles, del estar en el peso óptimo de competición, de estar en el porcentaje de grasa óptimo, en alimentarse bien…eso antes también lo teníamos pero no a este nivel.

En mis pretemporadas nadie te quitaba de las primeras semanas carrera continua y carrera continua y carrera continua y circuito y a la semana o a los 10 días tocabas el balón, pero hoy en día no, el balón aparece en la preparación física desde el primer minuto.

“Una cosa es tener el título de entrenador, y otra es serlo”

P- A pesar de haber colgado las botas has seguido vinculado al mundo del fútbol como médico, pero también posees el título de entrenador ¿Te planteas en un futuro no muy lejano entrenar a un equipo de fútbol?

R- La verdad es que no es algo con lo que yo quiera. A lo mejor si me apetecería ayudar a mi hijo como padre más que como entrenador. Una cosa es que tenga el título y otra cosa es ser entrenador. Yo tengo el título pero para ser entrenador hay que meterse en el barro y es un trabajo muy complicado. Es manejar un grupo, no sólo en el aspecto táctico y alineador.

 

Anuncios