El Cristo Atlético vence en casa ante un Becerril con pocas oportunidades

IMG_2198 (1)

Fuente: Isabel Muñoz 

Isabel Muñoz / Aitana Sánchez

La Nueva Balastera acogió el derby palentino que dejó la tercera derrota del Becerril y una merecida victoria para el equipo local que se impuso 2-1

El cielo despejado y la buena temperatura amenizaron el encuentro. A pesar de estar ya iniciado el mes de noviembre, este no se hace notar. Las gradas vibran desde el primer momento. No había mucho público, 600 personas en un estadio capaz de albergar más de 8.000, pero sus emociones fueron suficientes para cargar de energía a los equipos que se enfrentaban en La Nueva Balastera.

En un campo que podría albergar encuentros de la liga profesional de fútbol se encontraron cara a cara dos equipos palentinos: el Palencia Cristo Atlético y el CD Becerril. Curioso es que ambos se plantasen en el campo totalmente empatados; mismas victorias y mismas derrotas en lo que va de temporada, al igual que en afición presente, ya que los simpatizantes que allí se encontraban estaban perfectamente igualados para animar a uno y a otro.  Sin embargo, en cuanto a goles, salía perdiendo el equipo capitalino.

En un terreno de juego en perfecto estado, los primeros minutos pasaban a favor del equipo visitante con alguna que otra ocasión ante la portería contraria. Pero los capitalinos fueron cogiendo impulso y el partido se convertía cada vez más en una batalla totalmente equilibrada.

Las veces en las que el ‘Bece’ y el Cristo se acercaban a uno y otro terreno iban en aumento. Tensión, mucha tensión en un encuentro en el cual el desenlace era totalmente incierto. El final de la primera parte no aclaró nada. Un gol sin rematar de Kuko daba la ventaja al Becerril, pero un desafortunado e imprevisto marque del Cristo les hacía temblar las esperanzas con el empate.

Los primeros 45 minutos se convertían así en los más favorables para el Becerril. Debido a las faltas por alguna que otra protesta, el equipo visitante debía afrontar la segunda parte con dos jugadores menos. Mucha suerte la que tuvo el Cristo.

Reanudado el encuentro, el Becerril trataba de mantener la calma e imponerse como lo había hecho hasta ese momento. No se dieron por vencidos. José Antonio Hernando reordenó a sus jugadores colocando a Kuko en punta, todo ello para poner en tensión a los locales. Pero la disputa se vería sentenciada minutos después, cuando Zubi marcase sin que pudiese hacer nada Ortega. El cristo así consiguió tener casi todas las variables a su favor.

Los intentos del Becerril para conseguir la victoria se sucedían, pero ya poco quedaba por hacer. Los últimos momentos del encuentro hacían cada vez más improbable que sucediese alguna proeza. Y así fue.

Locales vencedores y visitantes perdedores, pero en resultado, no en pasión. A pesar de que se produjo la tercera derrota consecutiva para el Becerril, aún hay tiempo para que los cambios lleguen, ya que contra los hechos ocurridos hasta ahora no se puede luchar, pero si tomar un impulso aún mayor para seguir creciendo.

Anuncios