Paco García: “Quiero ayudar a los jugadores y al equipo a asentarse en la categoría”

Laura Asegurado / Diego Colinas

Paco García, entrenador del Comercial Ulsa CBC Valladolid, ha vuelto a casa tras una dilatadísima experiencia por canchas de todo el mundo. Es la cuarta etapa en el equipo de su ciudad, al que aspira a meter en puestos de play-off pese a que el inicio no ha sido el más idóneo para ello. Con un carácter fuerte, de espíritu luchador y con su actitud de no rendirse nunca, el vallisoletano quiere devolver al equipo de su ciudad al lugar donde se merece.

img_6781

Paco García, entrenador del CBC Valladolid. / Foto: Laura Asegurado

García, que ha entrenado tanto a importantes clubes ACB como a la mágica generación de los Navarro y Gasol que tantas alegrías le ha dado al baloncesto español, habla sin tapujos de todos los temas por los que se le pregunta; desde la irregularidad del equipo hasta el mal rendimiento de jugadores como Gullit Mukendi. Un técnico claro y duro con sus jugadores que ha triunfado en un mundo tan complicado y competitivo como es el del baloncesto.

Pregunta: Buenas tarde Paco, tras varios años fuera de la ciudad comienzas una nueva etapa, la cuarta aquí en Valladolid, ¿qué es lo que más te atrajo del proyecto para volver a casa?

Respuesta: Buenas tardes, en primer lugar el mismo hecho de estar en casa. Llevaba casi tres años y medio fuera de España, en Brasil y mi intención era estar un año aquí en Valladolid con mi mujer y mi hija pequeña en el domicilio. Mi hija mayor se encuentra en Estados Unidos y esta dispersión familiar hacía que tuviera ganas de estar una temporada en casa. Surgió la posibilidad gracias al presidente Mike Hansen, quién me ofreció el puesto para ayudar a los jugadores y al equipo a asentarse en la categoría y crecer tras la desaparición del antiguo club y eso es lo que incentivó que dijera que sí en su momento.

P: Un inicio de temporada con 5 victorias y cuatro derrotas, ¿una valoración de este arranque de campaña?

R: Notable-alto. No ha sido un inicio fácil, demasiados condicionantes negativos. Perdimos en Ávila sin que uno de nuestros mejores jugadores, Sidibe, pudiese jugar debido a una lesión y no sé qué hubiese pasado si él hubiese jugado ese partido; hemos perdido en Alcázar por lesión de Antonio Izquierdo, que además le va a dejar fuera para toda la temporada. Demasiados condicionantes, yo a ese 5-4 le daría un notable-alto.

“No ha sido un inicio fácil, demasiados condicionantes negativos”

P: Dentro de esa racha que has comentado, partidos muy buenos como el último disputado contra el Zornotza con otros no tanto como en el que se perdió de 20 contra el Morón. ¿Qué falta para lograr un poco más de regularidad?

R: Ser regulares, pero no es fácil. La gente quiere victorias rápido y yo lo entiendo, pero construir un equipo de baloncesto con 10 personas de diferentes nacionalidades, distintas edades, deferentes objetivos, distinto oficios, porque aquí se aúnan estudiantes con personal laboral con gente que solo se dedica al baloncesto y todas estas cosas las tenemos que meter en una coctelera e intentar que después todo el mundo vaya en el mismo camino para intentar ganar y no es fácil. Pero bueno, poco a poco creo que se puede y de hecho creo que la línea del equipo es francamente bueno en las cuatro últimas jornadas: hicimos un muy buen partido, cortando minutos, contra el Gandía; ganamos en Alicante; perdimos en Tarragona jugando bien pero llegando un poco tarde a todos los sitios y el otro día creo que ha sido nuestro mejor partido, al menos desde que yo dirijo al equipo en los 9 oficiales y 6 amistosos que hemos disputado.

P: Quizás el mayor deber del equipo se encuentra fuera de casa, dónde tan solo se ha logrado una victoria, números con los que se antoja complicado el acceso a los play-off. ¿Qué necesita el equipo cuando se aleja del Pisuerga?

R: Llegar en unas buenas condiciones es muy importante cuando juegas fuera. Llegar en unas condiciones óptimas tanto físicas como mentales es imprescindible. Después, jugar fuera siempre tiene un condicionante tal vez más psicológico que real y yo lucho para que mis equipos se convenzan de que tenemos que jugar exactamente igual y con la misma ambición y con el mismo objetivo y acierto tanto en casa como fuera.

“Jugar fuera siempre tiene un condicionante tal vez más psicológico que real”

“Lucho para que mis equipos se convenzan de que tenemos que jugar con la misma ambición y con el mismo objetivo y acierto tanto en casa como fuera”

P: Con casi un tercio de fase regular disputadas, seguramente ya hayas visto y analizado a todos los equipos de la categoría. ¿Quiénes crees que serán los rivales por los puestos de play-off y quién crees que puede estar quizás un poco por encima?

R: Estamos en una liga muy igualada en la que en el día a día se puede ganar a cualquiera y se puede perder con cualquiera, aunque en el final estoy seguro de que también se marcarán las diferencias. Sería una sorpresa muy grande que Alicante y Granada no estuviera dominando la liga y después el abanico para los play-off yo creo que se amplía al resto de los 14 equipos que compiten. Creo que cualquiera de los 14 equipos puede luchar por estar en play-off, pero también si no se tiene atención o se produce un problema serio de lesiones cualquiera puede verse afectado y quedarse fuera.

equipo

La piña del CBC Valladolid antes de comenzar un encuentro. / Foto: Diego Colinas

P: Una LEB Plata, cómo ha dicho, muy igualada, con mucho nivel cómo has comentado en más de una ocasión, ¿podrá aguantar el equipo toda la temporada con una plantilla tan corta?

R: La plantilla es corta, efectivamente, muy corta. La lesión de Antonio Izquierdo nos limita muchísimo porque era el único escolta básico del grupo. Hoy desgraciadamente también se ha producido la lesión de Daniel Astilleros. A esto hay que añadir condicionantes como el de Jota Lobato cuyo desempeño laboral le impide apenas entrenar con el grupo; entonces si empezamos a restar efectivos vemos que nos quedamos muy cortos y el club, además, ya tiene experiencia con eso el año pasado ya que las lesiones primero de Davivhu y después de De La Fuente que condicionaron en gran medida la parte final de la temporada.

P: Esta falta de jugadores, ¿puede darle más minutos a Gullit Mukendi, quién hasta ahora no ha tenido tal vez un papel demasiado importante en el equipo?

R: Bueno, puede ser, pero los minutos no se regalan, los minutos hay que ganárselos en el entrenamiento y Gullit no está entrenando bien. Gullit no está entrenando bien y yo no soy un entrenador de regalar minutos a nadie. Mukendi vino con un papel para ayudar al equipo en los entrenos, no se le fichó para que fuese una estrella y no estoy contento con su rendimiento ni cuando ha salido a jugar ni cuando está entrenando. Es un jugador que puede dar más, como así lo entiende también su representante que también está bastante enfadado con él.

“Los minutos no se regalan, los minutos hay que ganárselos en el entrenamiento”

P: ¿Podremos ver, entonces, a canteranos como Alberto García o Eduardo Castaño más veces sobre el parqué?

R: Posiblemente nos veamos obligados a ello. Y además es una obligación que a mí particularmente me encanta ya que la alegría y la frescura que transmiten no la tienen los mayores. Ya han debutado los dos, a mí no me duelen prendas si tengo que tirar de gente joven del club, porque el futuro del mismo está ahí y creo que son dos jugadores llamados a ser importantes si quieren seguir jugando al baloncesto.

“La alegría y frescura que transmiten los canteranos no la tienen los mayores”

P: Además del problema de tener una plantilla corta, has comentado en numerosas ocasiones que cuando cambias a alguien del quinteto inicial, el rendimiento del equipo baja. Ahora parece que gente como Davichu está comenzando a entrar bien en la dinámica del equipo, ¿hasta qué punto es importante la participación de los jugadores de segunda línea para el equipo?

R: Cualquier plantilla del mundo de cualquier deporte del mundo cuando le faltan sus jugadores principales si los que vienen por detrás no están bien no ganan. Le está pasando al Barcelona de fútbol que creo que es el ejemplo más claro. Yo lo tengo muy claro, si Pablo Esteban, Davichu y Astilleros nos ayuda, y no significa que metan 20 puntos, simplemente que sumen acciones positivas, el equipo le puede ganar a cualquiera, sin embargo, si no ocurre eso, aunque los 5 titulares estén bien , es difícil que se pueda ganar. Ahora bien, si la gente del banquillo está bien aunque algún titular no esté bien, estoy seguro de que siempre tendremos opciones de victoria.

P: Hablando ahora un poco de uno de los titulares, Wade Cahtman: comenzó la temporada de forma meteórica, sin embargo, desde hace varias jornadas alterna buenas y malas actuaciones. ¿Cómo se explica esta irregularidad?
R: Él es irregular. Con Chatman no buscábamos un director de juego, buscábamos un jugador que pudiese desestabilizar los partidos, con capacidad de antotación y capacidad de definición en partidos importantes como por ejemplo hizo en Alicante, dónde se echó el equipo a la espalda para poder lograr la victoria. A mí es quizás el que menos me preocupa, me preocupa más su estado anímico, que él no se venga abajo por buscar ese partido que el viene esperando realizar desde hace semanas, porque estoy seguro de que ese partido le va a llegar.
entrevista-paco

Paco García en un momento de la entrevista. / Foto: Laura Asegurado

P: Su suplente, Pablo Esteban lleva un – 4 en la valoración global de la temporada, sin embargo, usted ha comentado en varias ocasiones que es una pieza clave para el equipo. ¿Qué es lo que le aporta?
R: Lo que no tiene Wade. El control y la dirección. Es verdad que Pablo después de 9 partidos, estar en valoración negativa, es duro de asumir, porque no se refleja el buen trabajo que nos hace. Pablo cuando es capaz de entrar en partido y controlar el juego y darnos orden se convierte en un jugador muy importante para nosotros.
P: Por otro lado De La Fuente, Miguel González y Graham Bell son los que más están destacando y con los que más está disfrutando el público en este inicio de temporada. ¿Qué valoración hace de su trabajo hasta el momento?

R: Bueno, yo sumaría también a Sidibe. Creo que Boubacar es nuestro guardaespaldas. Siempre está detrás para que cuando hay un error salga al tapón y la intimidación. Estoy contento con su trabajo igual que con el de Miguel, que está llevando una progresión francamente buena, o con el de Graham Bell, de quién mucha gente creía que no podía jugar de alero y ahora nos permite tener un equipo muy físico en pista.

“Boboucar es nuestro guardaespaldas. Siempre está detrás para que cuando

Sergio poco a poco se va asentando a nivel estadístico que es una cosa que a él siempre le obsesiona mucho, el hacer sus números, entonces bueno, una vez que él ya está en esa órbita de buenos números, yo confío en que todavía pueda sumar más cosas al equipo.

P: Próximo partido ante el Basket Navarra, un rival directo por los play-off y con la necesidad de logras más victorias fuera de casa. ¿Qué planteamiento va a seguir?

R: Toca retocar un poco todo, ahora que sabemos que Astilleros no va a estar toca pensar un poquito en otras situaciones. Jota tendrá que asumir más protagonismo, Chatman jugará más tiempo de escolta; pero bueno, básicamente nuestra intención es volver a jugar en la línea de lo que jugamos en Alicante. Atrás estar serios y cometer pocos errores, porque los errores fuera de casa se magnifican demasiado y te hacen perder.

P: ¿Algún jugador en especial a tener en cuenta del Basket Navarra? ¿Le asusta gente de la calidad de Maximilian Hopfgartner o Iñaki Narros?

R: Los números de Hopfgartner están siendo muy buenos, pero sin duda el alma del equipo es Iñaki Narros. Sin embargo, es un equipo peligroso en su totalidad. Yo destacaría también al entrenador, Joaquín Prado es un muy buen entrenador.

Anuncios