Javier Domínguez: “No ha llegado el dinero de la subvención que hablamos con el Ayuntamiento”

_mg_3303

Entrevista a Javier Domínguez, presidente del Simancas / S. Hernando

Pablo Carretero y Samuel Hernando

Simanquinos de pura cepa, decidieron embarcarse en la aventura de dirigir al equipo de su pueblo. Se trata de Javier Domínguez, presidente del club, y Juan Carlos Marinas, presidente de honor y vocal de la junta directiva del Villa de Simancas. Llevan juntos desde la fundación del club, pero el presidente tuvo que abandonar su cargo durante unos cuantos años para más tarde volver, al más puro estilo Florentino. Ahora trabajan codo con codo para conseguir el objetivo primordial, el retorno del club vallisoletano a  Tercera División.

 Presidente del Simancas, ¿esto es por amor al fútbol?

Sí, en parte sí. Además fui uno de los fundadores, he vuelto a trabajar en ello (Javier Domínguez)

¿Cuántos años lleva en el cargo?

Desde mayo, que fueron las elecciones. Y anteriormente estuve 4 años.

¿Cuál son las diferencias entre el Villa de Simancas actual y el de antes de mayo?

Pues no muchas, la verdad. Se va mejorando algo, pero poco a poco. Respecto a la otra etapa, que ha mejorado bastante y ya se va trabajando de otra manera.

 Un ex jugador del Simancas como Rodri está marcando muchos goles en el Palencia, ¿cómo se siente al haber tenido en el club a un futbolista que está triunfando fuera?

Pues muy bien la verdad, aunque debería de jugar más (risas). También está ahora uno jugando en el Almería que estuvo hace tiempo aquí, Quique. Además, también tenemos un ex jugador en las categorías oficiales en el Osasuna, Alex ( Juan Carlos Marinas).

¿Cómo vivió usted como aficionado el ascenso del club a Tercera?

Muy contento. Nunca se pensaba que se pudiera ascender a Tercera. Fue una pena estar sólo un año ahí pero ya llevamos dos años al pie del cañón, quedando segundos o terceros.

¿El objetivo entonces es el ascenso?

Indudablemente.

¿Se dedica sólo a ser presidente del Villa del Simancas?

No, yo tengo mi trabajo. Luego ya el tiempo que me queda lo dedico a esto. Con todo lo que me dice la mujer y tal, pero bueno, no la hago caso (risas).

¿Se siente orgulloso al ser presidente del club de su municipio?

Sin duda, sino no me habría presentado a las elecciones de mayo. Aunque pensé que no iba a salir elegido, pero bueno, algo habré hecho bien en la anterior etapa para que me volvieran a escoger.

¿Cuál es su mejor momento como presidente del Simancas? ¿Y el peor?

El mejor fue todas las temporadas que disputamos. Otro gran momento fueron las fiestas que organizábamos a final de año, donde se unían un montón de equipos de toda la región y equipos grandes de España, como Real Madrid, Barcelona o Rayo Vallecano, quien ha venido en tres ediciones. Aquí estuvo jugando Sergio Canales en alevines, cuando el campo aún era de tierra (Marinas). Incluso venían equipos de Portugal. El peor fue la entrada de segundas, porque no esperaba que esto fuera a estar tan mal en lo interno del club.

¿Qué hace un presidente de un club como el Villa de Simancas?

Poner todo el tiempo del mundo y luchar contra viento y marea. Además de llevarte palos de todas las partes.

¿Pero es agradecido?

Nunca te lo agradecen. Si buscas el agradecimiento de la gente no haces esto. En el principio estaban nuestros hijos aquí y entonces te expones un poco más. Ahora nuestros hijos son más mayores, alguno sigue como jugador o entrenador, pero si esperas que te agradezca alguien algo, mal vas.

 ¿Hay equipo femenino del Simancas?

No, femenino no, pero hay tres mixtos. Tenemos un total de 4 chicas repartidas en tres clubs.

¿Cuáles son los proyectos futuros del club?

Primero que arreglen todo lo que está estropeado, que eso ya sería bastante. Luego que nos pongas otro campo de hierba, varias cosas.

Esto tiene una dejadez impresionante. Pero claro, tienes que tener colaboración del Ayuntamiento y parece que les cuesta bastante.

Con la entrada del nuevo alcalde, ¿no ha habido ningún cambio respecto al anterior?

Pues no se ha notado prácticamente nada. Seguimos igual que estábamos con el otro.

¿El club tiene como objetivo fomentar el deporte en el municipio o es una visión más general?

No, bueno, fomentar el deporte en el municipio es la base principal, por eso existe el Villa de Simancas. Otra cosa es que para que un chico de Simancas pueda jugar tenga que buscar chicos de otros municipios.

_mg_3302

El presidente del Simancas, Javier Domínguez /S. Hernando

El club como tal se hizo como una agrupación deportiva y aquí llegamos a tener cuatro deportes además del fútbol: balonmano, baloncesto, tenis de mesa y fútbol sala. Pero en su día, el Ayuntamiento nos pidió que les cediéramos algo para justificar el gasto que había en un técnico deportivo. Fue cogerlo el Ayuntamiento y en menos de un año, lo destrozaron. Tanto el baloncesto, como el balonmano, como el fútbol sala. Porque en la legislatura de Javi se promocionó el deporte de todo Simancas.

Nadie sabía que existía una pista de balonmano al lado de los campos. Yo, que soy mayor, conocía su existencia y nos pusimos a limpiarla y gracias a eso se pudo jugar ahí dos años. Había 4 equipos de balonmano y tres de baloncesto. Y en la fiesta de fin de temporada se invitaba al equipo del balonmano Valladolid. Pero desde que se encargó el ayuntamiento, no se ha vuelto a saber nada.

 ¿Entonces es difícil la relación entre un club pequeño como el Villa de Simancas y el Ayuntamiento de la localidad?

Es lo que ellos quieran. La obligación de una administración es fomentar la actividad deportiva, pero como no lo hacen ni los colegios ni las administraciones, hay cuatro tontos que nos metemos altruistamente para llevar estos temas y gracias a ellos, vamos creciendo. Al principio había 23 niños aquí y ahora superamos los 300. Si viene gente de otros pueblo y de, incluso, Valladolid es porque se ha hecho buen trabajo en los últimos años. Hace años fuimos nombrados el mejor equipo de Castilla y León.

Es más, el otro día en Laguna oí preguntarse a la gente cómo el Simancas podía tener mejor equipo que un pueblo como Laguna, el más grande de la provincia.

Cuando estuvimos en Tercera, yo viajé a todos los partidos jugados fuera. Y la gente nos preguntaba que cómo un equipo de tan sólo cinco mil habitantes podía enfrentarse a equipos de gran envergadura como el Palencia, la Gimnástica Segoviana, el Burgos o el Real Ávila. Algo se estará haciendo bien cuando hemos llegado a tener un club en Tercera y un juvenil en Nacional en un municipio tan pequeño. Primero, porque aquí los jugadores y los entrenadores no cobran, solo el gasto de desplazamientos. Incluso, los del primer equipo aportan patrocinadores al club. No sólo no cobran sino que, además, aportan al club. Javi y yo hemos trabajado muchos años juntos aquí. En la época suya fue cuando se hicieron los vestuarios, con Rosa de alcaldesa.

Luego el campo de hierba artificial cómo lo tuvimos que hacer.  Pero vamos, en este país no vale con hacer bien las cosas. Es solamente amiguismos al final. Si tú consigues un campo de hierba artificial es porque tienes un amigo exministro. Aparte de eso, la cafetería la hicimos los padres en una semana con dinero del club. Muchas cosas que hay aquí, las canchas de baloncesto, de balonmano, este señor estuvo arreglándolo para que se pudiera jugar. Lo que pasa que esto antes lo gestionábamos nosotros. Ahora lo hace el Ayuntamiento. Habrá que ver lo que hace respecto a lo que hacíamos nosotros. Por ahora es cero.

 Desde que yo llevo no ha llegado ningún ingreso de una subvención que hablamos en su día, estamos esperando a ver  si hacen el pago que iban a hacer de 5000 euros, pero no ha llegado todavía.

¿Cuál es el presupuesto del club, más o menos?

 Ronda los 110.000 euros al año, más o menos

¿En qué se suele gastar el presupuesto en una temporada?

 Mutualidades de los equipos, ropa….  Los monitores también, que se les paga los gastos de gasolina y demás, balones, desplazamientos….

Los árbitros en Tercera División cuestan 800 euros. Luego tienes una subvención de la Federación Española que te da 7000 euros. Las taquillas que tú haces en Tercera División, por ejemplo, no las haces en Preferente. Los 120.000 euros dan para hacer lo justito porque la Federación se lleva 30.000 euros al año, entre arbitrajes, fichas, o mutualidades. Aparte también el entrenador, instalaciones, material de oficina… Ahí se te va todo el dinero fácilmente. Queríamos hacer presupuesto a mayores para hacer la fiesta del club, que antes se traían hinchables, se traían los mejores equipos de España. Se han traído el Madrid y el Barcelona. Todo eso cuesta mucho dinero, pero si buscas patrocinadores para eventos puede salirte bien.

 Sí, pero todo esto conlleva estar hablando con uno y con otro, y con otro.

Una fiesta de estas hay que prepararla en enero para hacerla en junio.

 Me acuerdo de que iba a Puente Duero a por tres merluzas, diez pollos, seis cajas de Coca-Cola…. Ese era el patrocinio que tenía. ¿Qué pasaba? Me salía todo gratis, pero tenía que estar de acá para allá. Así es la manera en la que trabajábamos y podíamos hacer eso. Me gustaría volver a hacer eso, pero en los tiempos de ahora…

Al principio el bar lo llevábamos nosotros, entonces sacábamos mucho dinero. Al quitárnoslo el Ayuntamiento porque es ilegal…. Deben de ser todos los equipos de Valladolid ilegales porque todos tienen bar.

 Otra traba que nos pone la Federación es que un licenciado en Educación Física no le deja sentarse en el banquillo porque tiene que sacarse el carnet de delegado, y no se lo homologan. Con ese carnet debería de ir implícito que todos tuvieran esa carrera. Es como cuando teníamos a un niño argentino y no podía jugar porque su padre no tenía trabajo. Otro niño saharaui, tuvimos que buscar a su hermano, que estaba en una guerrilla en Argelia para que firmara una patria potestad para que pudiera jugar. Era un chico que tuvo que venirse a España para operarle de un cáncer de huevos, por así decirlo (risas).

 Hay cosas de la Federación que no las entendemos. También hacen ocho categorías en Tercera División Benjamín, todos con quince y, en el último, hacer una categoría con seis equipos y, dos de ellos, del Simancas, el C y el D. ¿Qué hacemos, cinco vueltas? Hombre, coge a esos cinco y mételos en los otros grupos. Ojo, que la Federación somos los clubes.

 Sí, pero mi voto no vale mucho. Están el Betis, el Vitoria, el Parquesol… Entonces, ya puedes ser el segundo club de Valladolid, como es el Simancas, que estos te lo van a tirar, por muy bien que lo hagas. Me da qué pensar.

Anuncios