El Villa de Simancas doblega al Zamora para acercarse al ascenso (2-1)

Pablo Carretero y Samuel Hernando

La niebla y las bajas temperaturas en Los Pinos no pudieron enfriar un partido eléctrico entre el Simancas y el Zamora “B” en un duelo por no descolgarse del ascenso. El conjunto franjirrojo dominó el partido con veteranía ante un filial zamorano que pagó la novatada. Ambos equipos jugaron muy abiertos, estrategia que siempre favorece a los de Diego Macón. Sin embargo, los simanquinos no fueron capaces de cerrar el resultado y acabaron pidiendo la hora.

Vallisoletanos y zamoranos comenzaban el partido como un festival de salsa. Si el Simancas tenía una ocasión, el Zamora respondía al instante con otra. Sin embargo, a partir del minuto diez, el conjunto franjirrojo comenzó a acaparar los focos con un asedio constante al área de los de Alberto de León.

simancas-vs-zamora-2

Fran González se desmarca para recibir un pase / P.Carretero

El Simancas mantenía la posesión pero no asustaba al guardameta del Zamora. Todo esto cambió en el minuto 18, cuando el árbitro pitó penalti después de que Álvaro recibiera un codazo en el área de los viriatos. Los hinchas visitantes protestaban la decisión, por lo que el delantero, en su camino al banquillo para ser atendido, mostró cómo sangraba su nariz. El partido se comenzaba a caldear. Gallego fue el encargado de convertir la pena máxima.

El Zamora adelantó la línea de presión tras el gol, pero no parecía inquietar a un Simancas que estaba muy cómodo. Esto provocó que los de Alberto de León se pusieran nerviosos. El partido parecía sentenciado en el minuto 44, cuando el delantero zamorano Ioritz vio la segunda amarilla tras protestar una falta al árbitro.

simancas-vs-zamora-1

Arroyo lucha el balón ante un jugador del Zamora “B” / P.Carretero

La segunda parte comenzaba bien para los franjirrojos. En el minuto 48 Chemi le regaló el balón a Fran Calzada en el borde del área, que no fallaba ante Jesús. Sin embargo, el centrocampista zamorano encontraría su redención quince minutos más tarde recortando las distancias tras un barullo en el área del Simancas. A los locales se les atragantó el gol y acabarían por implorarle al árbitro que finalizase el encuentro.

Tras el pitido del árbitro, Diego Macón hizo autocrítica. “Hemos acusado jugar el domingo, la primera parte ha sido muy buena, pero la segunda nos ha costado porque estábamos físicamente muy mermados”. Mirando hacia el futuro, auguró competición por parte de los equipos de arriba de la tabla “Lo importante es llegar vivos a febrero, que es cuando se va a resolver todo”.

Anuncios