Juego de tronos en la portería del CD Ebro

María Vidal Serrano | María Dolores Lara Ruiz | Paloma Nuño Sánchez

La encrucijada arlequinada también llega hasta la portería. Con la primera mitad del campeonato a punto de cumplirse, Emilio Larraz continúa manteniendo la apuesta por los tres guardametas de la plantilla. Montoya, Marqueta y Peral pujan jornada tras jornada por el puesto titular sin saber cual será su futuro en los momentos más decisivos del curso.

Emilio Larraz no varía en su filosofía. El entrenador del CD Ebro mantuvo el pasado curso la alternancia en la portería hasta el final de la competición. Por el momento, y a falta de dos partidos para finalizar la primera vuelta, Larraz continúa exigiendo el máximo a sus arqueros jornada tras jornada. Cada partido se ha convertido en una nueva oportunidad para los tres guardametas, pero también en una tarea que les obliga a no bajar los brazos para seguir en los planes de un técnico que no admite relajaciones.

Al final de la pasada temporada el dilema de la portería parecía resuelto. Tras la salida de Loscos, Javi Montoya renovaba con el CD Ebro y se postulaba como el definitivo hombre de confianza de Larraz. Sin embargo, al principio del curso el riojano caía lesionado ante la UE Llagostera al sufrir una fractura distal del radio que le alejaría de los terrenos de juego un total de ocho semanas. Con la lesión del de Logroño, Raúl Marqueta sería el nuevo encargado de defender los palos de La Almozara, mientras el club se apresuraba en completar el fichaje de Álvaro Peral en el último día de mercado estival.

Con tres porteros en la plantilla, los planes de Emilio Larraz cambiarían radicalmente. Las buenas actuaciones de Marqueta en el periodo de baja de Montoya han hecho que la confianza del técnico se divida. Los palos de El Carmen tendrán que esperar otra temporada para tener un solo defensor. Sin embargo, para Álvaro Mateo, experto en el CD Ebro y coordinador del club en Gol de PlataMontoya terminará ganándose la total confianza del entrenador y el debate de la portería terminará con la completa titularidad del riojano: “Si Montoya continúa al nivel de los últimos encuentros, Larraz cederá y le otorgará la titularidad”, confesó a Sport Valladolid.

Javi Montoya, juventud y experiencia

Javi Montoya afronta su segunda temporada consecutiva en las filas del CD Ebro. Formado en la cantera del Berceo riojano, llegaba en el verano de 2015 procedente del Real Betis Balompié B al haber finalizado su paso por el Barakaldo.  El guardameta se postulaba como la principal competencia de Eduardo Loscos y al final del curso llegó a quitarle la titularidad al meta zaragozano, que terminó abandonando la entidad al final del campeonato.

Montoya destaca por ser un portero joven con gran proyección que tiene gran experiencia en Segunda División B. Con su 1,85 de altura, las salidas a balón parado son su mayor especialidad. Sus características no terminan ahí, su juego aéreo y dominio del balón con los pies lograron el pasado curso que combinara a la perfección con la línea defensiva y el medio campo arlequinado. Dado el juego de toque que practica el CD Ebro, la incorporación de Montoya fue decisiva para que el equipo funcionara desde atrás. El riojano fue la clave que faltaba en el conjunto de Larraz y sus paradas resaltaron en la segunda parte del curso 2015/16, haciendo que el Ebro lograra la ansiada permanencia en la categoría.

montoya.jpg

Javi Montoya en La Almozara | Foto: Vavel.com

Tras un primer año donde logró ganar la partida a Loscos y ganarse la titularidad en La Almozara, Montoya afrontaba su segundo año consecutivo con el mismo objetivo. Sin embargo, las aspiraciones del arquero se rompieron al principio de temporada ante la Llagostera, donde sufrió una lesión que le mantuvo alejado de los terrenos de juego un total de mes y medio. Completada su recuperación, el jugador volvió a escena ante el Hércules de Alicante. El regreso no fue el soñado y el cuadro de Larraz fue derrotado por un contundente dos a cero. Sin embargo, en los sucesivos encuentros Montoya ha sabido sostener al equipo ganándose la titularidad al igual que el pasado curso. El golpe de gracia lo dio ante el Cornellà la pasada jornada, donde paró una pena máxima en el último minuto del encuentro que permitió sumar al Ebro un punto ante su gente. Si los buenos números de Montoya continúan, el riojano podría no dar tregua a sus competidores y llevarse la total confianza de Larraz para el resto de campaña.

goles-montoya

Montoya ha encajado cinco goles en ocho partidos | Fuente: Sport Valladolid

Por el momento, acumula un total de ocho partidos disputados y 649 minutos a sus espaldas. El jugador del CD Ebro suma 1,25 puntos por partido y de los ocho que ha disputado ha encajado cuatro goles, dejando la portería a cero en seis de ellos. Las estadísticas reflejan las cualidades de un portero que se ha convertido en seña del equipo, pero que debe dar un último paso para ganarse la total confianza del cuerpo técnico.

Raúl Marqueta, la gran sorpresa

Marqueta se incorporó a las filas del CD Ebro el pasado verano. El aragonés llegaba procedente del Compostela tras disputar dos temporadas con el club gallego. Tras formarse en el Stadium Casablanca, saltó a la cantera del Valencia, que lo cedió al Murcia. Más tarde fue contratado por el Huesca, donde militó en las filas de su filial en Tercera División. En el verano de 2014 firmó por el Barbastro, pero finalmente la llamada del Compostela le hizo decidirse por el club gallego para jugar en Segunda División B.

marqueta-antes-del-partido_cd-ebro.jpg

Marqueta en La Almozara | Foto: María Vidal Serrano

Su buen rendimiento en Santiago hizo que el conjunto aragonés pusiera su mira sobre él. En su primera temporada en tierras gallegas logró vestirse de corto durante 17 jornadas y ganarse la renovación por dos campañas más. Sin embargo, en el último curso solo disputó cuatro encuentros de liga y dos de Copa Federación, lo que finalmente le hizo rescindir su contrato para buscar una nueva oportunidad en su Aragón natal. El perfil de Marqueta encajaba a la perfección con las pretensiones del Ebro. Aragonés y zaragozano corresponde a las miras de identidad que el cuadro arlequinado trata de formar.

Raúl Marqueta debutó con el CD Ebro ante el Valencia Mestalla. La actuación del arquero no pudo empezar con peor pie y finalizó el encuentro sumando tres goles encajados. Cuando las dudas ya sobrevolaban La Almozara, Marqueta firmó tres encuentros de lujo ante Eldense, Badalona y Lleida que lograron salvar siete puntos para los aragoneses y devolvieron la confianza al recién llegado a la rivera del Ebro.

goles-marqueta

Marqueta encajó diez goles en diez partidos | Fuente: Sport Valladolid

Marqueta quedó al frente de la meta maña en diez encuentros donde jugó 881 minutos. El guardameta sumó una media de 1,70 puntos por partido y dejó la línea en blanco en un total de tres encuentros. Las estadísticas no hacen honor a las actuaciones del oscense. En los partidos donde defendió la camiseta arlequinada fue el héroe del encuentro, realizando numerosas paradas en los minutos finales que hicieron al Ebro sumar de tres en más de una ocasión. Marqueta suplió a la perfección la baja de Montoya y el bajón del equipo logró esquivar la portería. Con la vuelta del riojano quedaría relegado al banquillo sin perder la confianza de Larraz.

Álvaro Peral, esperando la oportunidad

Peral firmó por el cuadro de Emilio Larraz el último día de mercado. Ante la lesión de Montoya, el club se vio obligado a buscar un nuevo portero que completara la plantilla bajo la bocina. Procedente del Guijuelo, se comprometió con los zaragozanos hasta final del curso ordinario. El albaceteño es un producto de la cantera del Atlético de Madrid que llegó hasta su equipo ‘C’, además de participar en una pretemporada a las órdenes de Simeone. Abandonó el club rojiblanco para fichar por el Fuenlabrada, más tarde firmó por el Villanovense y posteriormente partió al Guijuelo en el mercado invernal. Con este guardameta, el Ebro se aseguraba ‘inextremiss’ el ansiado portero sub23 que no había encontrado en el resto del mercado veraniego.

Alvaro peral.jpg

Peral antes de fichar por el CD Ebro | Foto: Vavel.com

El nuevo portero del CD Ebro tiene 21 años y mide 1’90. Su altura y juventud le aseguran un puesto privilegiado bajo palos. Peral se caracteriza como un portero muy completo, seguro en portería y con una gran respuesta en los ‘mano a mano’. Su juego con los pies, le proporciona una salida de balón que puede combinar de lleno con el fútbol de Maureta o Kevin Lacruz. Las virtudes del arquero no terminan ahí. En sus anteriores conjuntos, Peral ha disparado varios penas máximas desde los once metros que han logrado convertirle en todo un especialista de los penaltis. Con su fichaje, el cuadro maño se aseguraba un portero de futuro con unas características envidiables.

Por el momento, Emilio Larraz no ha dado una oportunidad a Álvaro Peral. Las buenas actuaciones de Montoya y Marqueta han eclipsado al recién llegado. Sin embargo, la ausencia de un portero titular mantiene las opciones del albaceteño, que trabajando jornada a jornada puede dar la una nueva sorpresa a La Almozara y colocarse como el definitivo portero de futuro del CD Ebro.

Encrucijada de futuro

Con los antecedentes de Emilio Larraz, todo apunta a que el técnico aragonés mantendrá la alternancia en portería hasta el final del curso ordinario. Montoya, Marqueta y Álvaro Peral deberán dar lo mejor de si para poder convencer al entrenador de que sus calidades son las correctas para cubrir un puesto tan importante como la meta arlequinada. El portero del CD Ebro destaca por ser un guardameta que va más allá de las paradas bajo palos. El juego con los pies resulta fundamental para mantener el fútbol de toque presentado por los zaragozanos. Así mismo, ordenar el juego desde atrás es otra de las necesidades que exige Larraz. Los tres guardametas no lo tendrán nada fácil para hacerse con la titularidad definitiva de la portería de La Almozara. La exigencia a orillas del Ebro continuará siendo máxima para los tres arqueros hasta el próximo mes de junio.

Anuncios