El ‘puzzle’ de Paco Herrera

Alejandro Calderón | Pablo García

Luces y sombras blanquivioletas. Ese es el resumen de la temporada del Real Valladolid, que no está siendo todo lo buena que se esperaba tras un gran comienzo. Paco Herrera no consigue ensamblar las piezas del equipo para que el Real Valladolid pueda asentarse en ansiada zona de promoción a la máxima categoría del fútbol español.


Situado en 15ª posición, el conjunto vallisoletano está lejos, en lo que a posiciones se refiere, de la parte noble de la clasificación, y es que el bagaje de puntos cosechado en lo que va de competición no concuerda con las aspiraciones de un equipo con el ascenso como principal objetivo. Cinco victorias, tres empates y siete derrotas son los pobres números de un irregular Real Valladolid que cada semana ofrece una imagen completamente diferente a la anterior. Paco Herrera no termina de dar con la tecla que catapulte al equipo a conseguir una estabilidad futbolística que le permita ser uno de los favoritos a la promoción.

grafico-evolucion-real-valladolid

Evolución del Real Valladolid en la temporada 2016-2017 | Fuente: elaboración propia

Luces y sombras

Tras un gran inicio de la temporada en el que los pupilos de Paco Herrera consiguieron siete de los nueve puntos posibles ante tres de los equipos llamados a comandar los puestos altos de la liga –Real Oviedo, Rayo Vallecano y Girona- los blanquivioletas se vieron sumergidos en una fuerte crisis que les llevó a estar un total de cinco encuentros sin puntuar.

La primera derrota en la Liga 1|2|3 llegó en la visita al Heliodoro Rodríguez de la ciudad de Tenerife, un estadio que no termina de dársele bien al Real Valladolid a pesar de haber conseguido allí éxitos importantes como el ascenso en la temporada 2007. A esta le siguieron otra serie de descalabros por la mínima provocando que en la capital castellana comenzasen a poner en duda el proyecto y a Paco Herrera como técnico del equipo. Y es que la imagen que dejó este Real Valladolid en esos choques, sobre todo en los dos que disputó en su feudo, fue muy pobre, perdiendo de forma ajustada en los minutos finales contra UCAM Murcia y SD Huesca sin ser capaces de dar más de dos pases seguidos y sin dominar a dos conjuntos que, ‘a priori’, eran inferiores a los pucelanos y que no fueron merecedores de llevarse los tres puntos de Zorrilla.

El partido en casa frente al Alrcorcón fue un punto de inflexión, donde el Real Valladolid empezó a remontar el vuelo tras una victoria muy seria de los blanquivioletas, y la situación cambió por completo y a diferencia de lo que había ocurrido semanas antes, el conjunto vallisoletano enlazó cinco jornadas consecutivas sin conocer lo que era perder además de demostrar que ahora sí era uno de los favoritos al ascenso desplegando un juego atractivo y dominando todos los encuentros sin importar a quien se enfrentase. Y así, pasito a pasito llegaron a “cargarse” en casa al Sevilla Atlético, que visitaba Zorrilla con la vitola de favorito por el estado de forma que atravesaba y que venía con una racha de siete partidos consecutivos puntuando.

Todo iba bien. El equipo estaba en puestos de playoff, las sensaciones y el juego desplegado era muy positivo, el equipo tenía perfectamente asimilado el estilo de juego que Paco Herrera pretendía. Sin embargo, las salidas a Elche y Soria lo han cambiado todo. Dos partidos muy flojos de los pucelanos en defensa han condenado al equipo, y han hecho que estos volvieran a poner los pies en el suelo y a generar dudas de nuevo a orillas del Pisuerga.

Tabla-resultados-Real-Valladolid.png

Tabla de los resultados del Real Valladolid en la temporada 2016-2017 |Fuente: elaboración propia

El esquema ideal, lastrado por las lesiones

El éxito de este Real Valladolid ha llegado una vez que Paco Herrera ha definido el esquema táctico que más le beneficia al equipo, y que tiene como pilar un rombo en el medio campo Este sistema permite una mejor circulación en el aspecto ofensivo y que los jugadores estén más juntos y haya más solidez en el aspecto defensivo –aunque en los dos últimos encuentros no haya servido para ganar-. Mil y una pruebas son las que ha tenido que hacer el técnico catalán, en muchas ocasiones justificadas por las lesiones de algunos de sus jugadores, pero que finalmente han dado resultado.

La lesión de Joan Jordán marcó mucho la dinámica negativa del Real Valladolid, ya que durante la ausencia del joven canterano del Espanyol -cinco partidos-, los vallisoletanos fueron incapaces de puntuar. Paco Herrera trató de arreglar la falta de uno de sus mejores centrocampistas atrasando la posición de otro de sus medios “top”, Álex López. Con el gallego obligado a meterse entre los centrales para sacar el balón, el equipo perdía a uno de sus mejores asistentes en el ámbito ofensivo, el Real Valladolid no terminaba de finalizar las circulaciones con un pase de gol.

jordan-y-alex-lopez-entrenando

Álex López y Jordán en un rondo durante un entrenamiento |Fotografía: Alejandro Calderón

Con el regreso de Jordán, Paco Herrera pudo volver a ubicar al ex del Celta en su posición original, y con el catalán encargándose del trabajo de salida de balón, Álex López empezó a gozar de mayor libertad en el campo y con ello los resultados comenzaron a llegar. Junto con Jordán y Álex López, este rombo lo conforman André Leao y Míchel. El portugués,  que durante los partidos que se ha perdido por lesión ha sido sustituido por Guitián, es el favorito de Herrera para ocupar el puesto más defensivo de este mediocampo. “Es un jugador completísimo, tiene capacidad para robar el balón y salir con él jugado, además de polivalente”, afirma Manuel Cuesta, entrenador nacional cántabro que ha seguido a Guitián desde que abandonara el Racing de Santander.  Míchel, por su parte, se desenvuelve en el vértice opuesto, encargándose de la creación de juego y de servir de nexo de unión con la delantera.

Los tres ‘mosqueteros’ de Paco Herrera

Si el esquema táctico del 4-4-2 con un rombo en la medular se ha convertido en un fijo semana tras semana, también lo han hecho la presencia en los onces de Isaac Becerra, Javi Moyano y Álex López. Paco Herrera tienen plena confianza en estos tres  ‘mosqueteros’, que acumulan la mayor parte de los minutos disputados, siendo en los casos de Becerra y Moyano de la totalidad. Tanto el guardameta como el lateral derecho han jugado los 1350 minutos posibles, mientras que el mediocentro gallego se queda cerca de los números de estos con 1301 minutos.

Estos tres futbolistas son, por lo tanto, los pilares de un Real Valladolid que aún no cuenta con la presencia de un jugador de ataque que se una al grupo de ‘favoritos’ con estos, ya que Paco Herrera no termina de encontrar la pieza exacta que encaje en el puzzle del esquema. Prueba de ello es que ninguno de los jugadores ofensivos ha superado los 900 minutos de juego.

Anuncios

Un pensamiento en “El ‘puzzle’ de Paco Herrera

  1. Pingback: Reparto de puntos insuficientes en Zorrilla | SportValladolid

Los comentarios están cerrados.