Curso nuevo, vida nueva para el Parquesol

Las naranjas se conjuran antes del partido || Foto: Paula Canal

Las naranjas se conjuran antes del partido ante el Zamora || Foto: Paula Canal

Con el ecuador de la competición a la vuelta de la esquina, el conjunto dirigido por Óscar González se perfila como una de las revelaciones de la temporada en el grupo V de la Segunda División Femenina. Tras once jornadas disputadas, el Parquesol se sitúa cuarto en la clasificación tras haber plantado cara a las tres primeras clasificadas.

Paula Canal | Kevin Iglesias

A esta misma altura, pero 365 días atrás, las naranjas eran undécimas a tan solo tres puntos del descenso. ¿Qué ha pasado para que en un año, el conjunto vallisoletano haya experimentado tan notable mejoría? Mantener el José Luis Saso como un fortín, aumentar la eficacia de cara al gol o sumar más fuera de casa son tan solo algunas de las claves a tener en cuenta.

Más victorias, mismo número de empates

Una de las primeras explicaciones para esta escalada de posiciones en la tabla es, indudablemente, la matemática. Hace un año, con once jornadas disputadas, el Parquesol tan solo había sumado tres victorias. Esta temporada, las de Óscar González se han llevado los tres puntos en un 55% de los choques que han disputado.

Además, el aumento de victorias con respecto al año pasado ha venido acompañado de una disminución de derrotas. Si a estas alturas de la competición, pero hace 365 días, el Parquesol llevaba siete encuentros perdidos, este año el número se reduce a cuatro. Lo que siguen inalterables son los empates: uno en cada temporada.

Elaboración propia

Elaboración propia

Unos resultados que la temporada pasada se traducían en diez puntos, mientras que esta las naranjas llevan nueve más. Diferencia de puntos importante para certificar la permanencia lo antes posible y que ha sido posible gracias al trabajo defensivo realizado.

“Es una base bastante importante: cualquier equipo que aspire a hacer las cosas bien busca que le metan pocos goles. Llevamos trabajándolo desde el inicio de la liga y es fundamental defender tanto en la presión como en el repliegue. La fiabilidad defensiva nos va a dar muchos más puntos que cualquier otro matiz ofensivo que podamos tener“, explicó el técnico naranja.

Plantar cara a las grandes de la categoría

Uno de los cambios que más llama la atención en este Parquesol es su capacidad competitiva ante las favoritas del grupo: Madrid CFF, CD Tacón y Atlético de Madrid B.

Habiéndose enfrentado ya a las tres ‘cocos’, y aunque la balanza no se haya inclinado hacia el lado naranja, lo cierto es que las chicas de Óscar González han conseguido plantar cara a estos tres rivales.

Si bien es cierto que tanto el Madrid como el Atlético son prácticamente inalcanzables, el Parquesol dio la campanada en su visita al CD Tacón ganando por un gol a cero firmado por la joven Paulita Román.

Y es que también en esto han mejorado las naranjas con respecto a la pasada temporada. Si bien la progresión no se traduce en una gran diferencia de puntos, lo cierto es que el Parquesol ha aprendido a competir contra las grandes y, aunque sea en determinados compases del partido, hablar con ellas de tú a tú.

El José Luis Saso, un fortín del que apenas se escapan puntos

En esa mejora defensiva, el sumar puntos en casa ocupa un lugar central. Pero, más allá de los números, Óscar González se queda con las sensaciones que transmite el Parquesol. “Estamos contentos de cómo estamos compitiendo en nuestro campo. Se tiene que notar que estamos adaptadas con respecto a las rivales que vienen. Lo importante jugando en casa es que el equipo se sienta cómodo y, a partir de esa comodidad, seguir ganando los puntos necesarios”, aseguró.

Con seis partidos disputados en el José Luis Saso en las once jornadas transcurridas, el Parquesol apenas ha cedido un tercio de los puntos que estaban en juego. El hacer de su feudo un fortín ha permitido a las naranjas cosechar cuatro victorias, un empate y una sola derrota; lo que se traduce en trece puntos sumados delante de su hinchada.

Números que, una vez más, mejoran a los de la temporada anterior. Con también seis encuentros jugados en suelo vallisoletano, las naranjas dejaban escapar doce puntos del municipal de Parquesol. Un balance que se traducía en dos victorias y cuatro derrotas, con solo seis puntos a favor de los dieciocho en juego.

Elaboración propia

Elaboración propia

La renta de puntos también aumenta fuera de casa

Está claro que la defensa naranja ha experimentado una clara progresión en estos doce meses. Y una de sus consecuencias es que, a pesar de ser más fuertes en casa, el Parquesol ha aumentado el botín de puntos con el que regresa después de jugar como visitante. 

Sin embargo, y aunque pueda parecer contradictorio, las chicas de Óscar González anotan menos goles como visitantes que el año pasado: de seis han pasado a la mitad, tres. 

Si hace un año eran cuatro los puntos sumados a domicilio, esta temporada ya son seis los cosechados por las naranjas en sus desplazamientos. Teniendo en cuenta que en los cinco choques disputados, tres fueron ante los conjuntos de arriba, el balance es positivo. Sin embargo, el entrenador del Parquesol no quiere conformarse con estos datos.

“Es verdad que, siendo los rivales que han sido, está bastante bien pero es un aspecto a mejorar. Me gustaría cerrar la primera vuelta con el mismo número de victorias que de derrotas como visitante; y eso pasa por conseguir los tres puntos ante el San Pío X en Los Cerros”, reconoció González.

Elaboración propia

Elaboración propia

Aunque todavía es pronto para aventurar nada, lo cierto es que el Parquesol ha comenzado esta temporada 2016/2017 con muy buen pie. Aunque al principio podía parecer un espejismo ver a las naranjas cuartas, las de Óscar González se han asentado en la parte alta de la tabla. Y no se las ve nada incómodas.

Los números mandan, y estos dictan que los diecinueve puntos sumados ya no se irán a ningún sitio, que la salvación está cada vez más cerca y que soñar con estar arriba es ya una realidad. Más aún: a falta de dos jornadas para terminar la primera vuelta, las vallisoletanas se han consolidado como uno de los rivales a batir esta temporada.

Anuncios