Un fortín llamado Huerta del Rey

Diego Merino/ Álvaro Mangas

Después de más de veinte años en lo más alto de la élite del balonmano español, en 2014, el por entonces llamado Club Balonmano Valladolid, descendió a la División de Plata de este deporte. Este descenso, unido a la cuantiosa deuda del club y a la falta de patrocinadores, hizo que el club pucelano desapareciera después de tantos años siendo un referente del panorama balonmanístico nacional.

Teniendo que empezar desde cero, un recién creado Club Balonmano Atlético Valladolid, tuvo que hacer frente a un futuro incierto y lleno de incógnitas. Sin embargo, el esfuerzo y una buena temporada en la División de Honor de Plata fueron los ingredientes perfectos para que el ahora Recoletas Atlético Valladolid luche entre los grandes del balonmano en esta campaña 2015-2016. A pesar de los muchos cambios e inconvenientes por los que ha atravesado el club, los pucelanos aún conservan lo que está siendo hasta ahora su mayor baza, Huerta del Rey. Esta temporada el pabellón se ha convertido en todo un fortín, en donde los gladiadores azules están sacando sus mejores resultados. La de arena la ponen los partidos a domicilio, y es que no es algo nuevo que al Recoletas Valladolid se le atraganta salir de casa.

Si se atiende a las estadísticas, el conjunto de Nacho González está intratable en su feudo con un balance de 4 victorias en 5 partidos en Huerta del Rey, es decir, un porcentaje del 80% de éxito. En cambio, es jugar a domicilio y todos los males del equipo salen a flote. Aquí el balance es mucho más negativo: 1 victoria en 6 partidos a domicilio, lo que vendría a reflejar un 16,66% de triunfos fuera del pabellón de Huerta del Rey.

Calendario y resultados Atlético Valladolid/ Fuente: atleticovalladolid,es

Calendario y resultados Atlético Valladolid/ Fuente: atleticovalladolid,es

Ya sea por unas circunstancias u otras, al Atlético Valladolid al final casi siempre le ha salido cruz en los enfrentamientos igualados a domicilio. Si se analiza partido a partido la trayectoria del equipo no es mala pero siempre pasa algo.

En la segunda jornada, primera fuera de casa, después de sufrir la única derrota como local contra Ángel Ximénez (26-27), el conjunto vallisoletano se enfrentaba al Anaitasuna, en el que sería un partido muy disputado. En este choque los pucelanos llegaron incluso a ir por delante en el marcador por 5 goles en los últimos diez minutos.Pero los nervios, unidos a los continuos errores y a las malas decisiones, echarían por tierra el buen hacer de los primeros 50 minutos, haciendo que los hombres de Nacho González se volviesen a casa con las manos vacías. Aunque en esta frase es de resaltar lo positivo, volver a casa, donde en la siguiente jornada, la tercera, vencerían de forma contundente contra el Bada Huesca (27-23).

Pero la cuarta jornada de la Liga Asobal se disputaba fuera del fortín de Huerta del Rey, por tanto, los gladiadores azules volverían a la realidad, una dinámica perdedora lejos de casa que desafortunadamente comenzaba a ser habitual. Esta vez el verdugo local sería el Granollers, que tras un choque muy igualado se llevó por la mínima los dos puntos en los últimos segundos, ya que Dani Dujshebaev falló desde los siete metros un lanzamiento que dejó el marcador en 27-26.

En la jornada 6 el Recoletas Atlético Valladolid tendría que jugar contra el FC Barcelona Lassa, encuentro que fue un mero trámite para los catalanes, actuales campeones de liga y equipo más fuerte de la competición, con más de 100 victorias consecutivas.

Después llegarían dos salidas seguidas, (por no decir tres, ya que hubo partido de copa entre semana frente al BM Torrelavega) en las jornadas 8 y 9, donde de nuevo el Atlético Valladolid saldría derrotado , esta vez el equipo no estuvo fino en ataque y acusaría los errores defensivos. En la octava, el equipo se enfrentó al BM Benidorm, frente al que perdió 26-22 yendo a remolque durante todo el encuentro, siendo imposible sacar algo positivo. En la novena, contra un intratable Naturhouse La Rioja los vallisoletanos no tuvieron opción ninguna, siendo apalizados por 33-20.

Javi Díaz deteniendo un 7 metros/ Fuente: Álvaro Mangas

Javi Díaz deteniendo un 7 metros/ Fuente: Álvaro Mangas

Y es que no ha sido hasta esta misma semana, en la undécima jornada, cuando los Gladiadores Azules han conseguido su primera victoria, frente al Balonmano Villa de Aranda por un ajustado 24-25. El Atlético Valladolid, fiel a su estilo, estuvo muy bien en defensa, secando en muchas fases del encuentro el ataque del conjunto ribereño. Sin embargo, no sería hasta el último segundo cuando se decidiría el partido con una parada, cómo no, de Javi Díaz a falta de 20 segundos para evitar el empate.

Ligero bajón en las salidas

Como bien dice Alejandro Nieto, actual jefe de prensa del Atlético Valladolid y una de las personas que más de cerca vive la situación del equipo: “Lejos de casa es otra historia. La enorme igualdad de la competición, a excepción del Barça que está por encima del resto, provoca que los equipos locales partan siempre con más ventaja. Al Recoletas Atlético Valladolid, un equipo recién ascendido y con una plantilla en formación con muchos jóvenes y falta de experiencia en partidos de alta tensión, le cuesta afrontar sus desplazamientos. Aunque en la jornada 11 por fin consiguió un triunfo fuera ante el BM Villa de Aranda, ha sufrido antes cinco derrotas, algunas bastante contundentes. En este triunfo fueron clave los más veteranos del equipo: Diego Camino, Javi Díaz y Fernando Hernández, aunque poco a poco se van sumando otros más jóvenes como Víctor Rodríguez, Rubén Río o Abel Serdio.”

Si realizamos una comparativa con los números tanto fuera como en casa, las estadísticas son claras: el equipo anota una media de 29 tantos por encuentro en Huerta del Rey, mientras que fuera de casa no llega a los 26 goles.

En la faceta defensiva sucede algo parecido, toda la solidez que tiene el equipo con una media de tan solo 23 goles encajados por encuentro en casa, la pierde fuera donde el equipo recibe una media de 30,5 goles por partido. Un 3% mas, una barbaridad si tenemos en cuenta que el equipo pretende basarse en el buen hacer defensivo.

Lo mejor de todo es que la situación del equipo a pesar de ser un recién ascendido ha sido bastante tranquila durante la temporada y en ningún momento ha estado en puestos de descenso, siempre se ha situado en mitad de tabla, por lo tanto, el factor ansiedad no debería entrar en juego, aunque está visto y comprobado que la presión de la grada visitante le afecta al conjunto pucelano.

Clasificación por jornadas/ Fuente: rtve.es

Clasificación por jornadas/ Fuente: rtve.es

Las dos joyas de la corona

Si de algo puede presumir el Atlético Valladolid es de dos de sus hombres, Javi Díaz y Fernando Hernández. Entre los dos aumentan exponencialmente la media de edad del equipo, ya que el guardameta, Javi Díaz, cuenta con 41 primaveras, y el lateral derecho Fernando Hernández, con 43. Pero no sólo aumentan los años de las filas pucelanas, sino que también agrandan los resultados positivos del equipo. Quizás sea tener su veteranía en la cancha lo que esté dando frutos al conjunto de Nacho González en los partidos en los que ha conseguido los dos puntos.

Fernando Hernández lanzando 7 metros/ Fuente: Álvaro Mangas

Fernando Hernández lanzando 7 metros/ Fuente: Álvaro Mangas

Por un lado está Javi Díaz, un seguro bajo palos, que como ya se comentó antes, salvó al equipo en los últimos instantes del partido en Aranda. Con sus intervenciones hizo posible algo que se viene analizando durante todo este artículo, romper el pleno de derrotas fuera de casa.

Y es que esto no es fruto de la casualidad, como ya ha afirmado Nacho González en más de una ocasión: “la esencia de lo que queremos ser como equipo es tener un nivel alto en defensa y portería”.

Su solidez bajo los tres palos hace que se coloque como tercer portero con más paradas a sus espaldas, sumando una media de 32,79%.

Clasificación porteros Asobal/ Fuente: asobal.es

Clasificación porteros Asobal/ Fuente: asobal.es

Estas grandes estadísticas solo son posibles gracias a su trabajo partido tras partido, ya que desde la primera jornada ha ido de menos a más, convirtiéndose en un hombre decisivo en los resultados del equipo.

Estadísticas Javi Díaz/ Tabla: Diego Merino/ Datos: asobal.es

Estadísticas Javi Díaz/ Tabla: Diego Merino/Datos:asobal.es

A Javi Díaz se le suma otro máximo representante del conjunto azul, uno de los pilares básicos y el capitán, Fernando Hernández, que está viviendo su segunda etapa en el equipo pucelano tras haber pasado por el Ademar León, el FC Barcelona Lassa y el Portland San Antonio, entre otros; y que está haciendo un gran papel. Sus 6 goles en esta última jornada, unido a su veteranía y su larga carrera en la Asobal le convirtieron esta semana frente al BM Villa de Aranda en el cuarto máximo goleador de la historia de la liga con 1.709 goles. No hay más que ver los números que cosecha partido tras partido a su edad en una competición tan exigente como esta.

Estadísticas Fernando Hernández/ Tabla: Diego Merino/ Datos: asobal.es

Estadísticas Fernando Hernández/ Tabla: Diego Merino/ Datos: asobal.es

A seguir luchando

El equipo está con una buena dinámica y solo puede ir a más. Poco a poco los jugadores se van haciendo a la categoría y este curso parece que va a ser bueno y llevadero para los Gladiadores Azules.

La conclusión la debía poner una voz autorizada como Alejandro Nieto que hace así su particular balance de la temporada: “Con más de un tercio de la competición de Liga Asobal transcurrido el Recoletas Atlético Valladolid marcha con firmeza hacia su objetivo en su primera temporada en la máxima categoría: la permanencia. El equipo vallisoletano está instalado en la zona media de la clasificación gracias a sus 5 victorias en once jornadas, cuatro de ellas conseguidas en su casa, en el pabellón Huerta del Rey. Ante su público, el Atlético Valladolid se crece y aumenta su rendimiento (es el cuarto mejor equipo de la liga en casa tras los poderosos FC Barcelona, Ademar León y Naturhouse La Rioja).”

“El Recoletas Atlético Valladolid se ha hecho fuerte en su pista. Pero para lograr la permanencia no basta con esos puntos y necesita sacar algo positivo fuera de casa. Con el último triunfo en Aranda el equipo respirará tranquilo las próximas dos o tres semanas pero jóvenes y veteranos deben dar un paso al frente en los viajes si quieren dejar al Recoletas Atlético Valladolid en Asobal”, añade el periodista.

Anuncios