Asignaturas pendientes del Real Valladolid

Alba Oliveros | Noelia Fernández |Belén González

Cinco victorias, tres empates y seis derrotas es el bagaje cosechado por el Real Valladolid en las catorce jornadas disputadas. Dieciocho puntos que lo sitúan en zona de nadie, pululando por la parte media de la tabla. El bache que atravesaron a los de Paco Herrera tras el buen inicio liguero mermó a un equipo que llegó a acumular cinco derrotas consecutivas. Los cambios en el centro del campo, las lesiones de Jordán y Jose, la escasa efectividad o el sufrimiento en jugadas a balón parado son algunos de los problemas que están lastrando al cuadro pucelano.

Álex López, mejor adelantado

Las probaturas que continuaba realizando el míster, bien entrados ya en la competición liguera, demostraban la carencia de una identidad y de un sistema definido de un equipo que, además, vio tocado su centro del campo con la lesión de Joan Jordán. Sin el catalán, Álex López jugó más retrasado, más de pivote que de enganche, lo que acusó, y mucho, el equipo.

jordan-y-alex-lopez

Joan Jordán y Álex López ante el Alcorcón || Foto: Alba Oliveros

En campo contrario, el gallego, se mueve como pez en el agua y sus pases aportan una profundidad muchas veces exigua en el conjunto blanquivioleta. La vuelta a la senda de la victoria coincidió con un cambio en el sistema. El técnico volvió a alinear el famoso rombo que dio a conocer en pretemporada ante el Levante, donde el equipo, pese a la derrota experimentó una clara mejoría que se confirmó ante la AD Alcorcón. Los de Paco Herrera vencieron, convencieron y lograron ponerle fin a su mala racha.

Desde entonces, fueron cuatro los partidos disputados sin saborear el amargo aroma de una derrota. El 4-4-2 alineado frente al cuadro alfarero prosiguió en las jornadas posteriores y evidenció que, al fin, Paco Herrera había dado con la tecla. Con las dos líneas de cuatro, más Jose y Juan Villar en punta, el equipo encontró su sistema y, con ello, su identidad.

medular-real-valladolid

Medular del Real Valladolid con el sistema del rombo || Alba Oliveros

En este esquema, André Leao, más defensivo, ocupa el vértice más retrasado. Es el primer contacto con la zaga. Su lesión frente al Zaragoza apartó al portugués de los terrenos de juego y Guitián lo ha estado supliendo en esta demarcación. De ocho actúa Álex López, el enlace con el ataque, enganchando al punta con los laterales por el carril zurdo.

De interior diestro está Joan Jordán, más retrasado que Álex, siendo su medio de acompañamiento y librándolo de tareas defensivas para que se centre en aquella que le permite rendir a su mejor nivel: la labor ofensiva. En la media punta, con mayor presencia en campo rival, se encuentra Míchel, de quien se esperan ayudas tanto en creación y como en finalización. En varias jornadas jugó de interior zurdo, pero su poco repliegue abría espacios que, sin ayuda, Balbi solo no podía cubrir.

”Jugando con un pivote más posicionado, más defensivo y con dos hombres por delante de los interiores me siento muy cómodo. Me permite estar en contacto con la pelota, ayudar en la hora de distribuir pero también llegar a zonas de ataque. Quizá sea la posición en la que mejor me encuentro, pues de mediocentro defensivo también me encuentro cómodo, pero me limita más el llegar a las zonas de ataque”, aseveró Álex López en una entrevista concedida a este portal.

grafico-rombo-valladolid

Resultados con el cambio de sistema | Datos: Real Valladolid 2016 | Elaboración: Alba Oliveros 

Crisis actual

No obstante, la visita al Martínez Valero rompió esta buena dinámica. El Valladolid marchó de Elche con cero puntos, tras cuajar un partido en el que dominó pero apenas generó. Es evidente que con este sistema el equipo mejoras en cuanto a juego, pero la verticalidad parecer ser aún una tarea pendiente.

Con este esquema, el Real Valladolid se adueña del medio campo, domina en posesión y, sin embargo, no es efectivo. Tener la pelota no es sinónimo de generar ocasiones. Y es que al conjunto de Paco Herrera le cuesta bastante tiempo ver espacios y ejecutar pases. Mantiene durante mucho tiempo el balón pero sin ningún tipo de profundidad. Como Sara Carmona, experta en análisis deportivo de datos, ante el Elche, el Valladolid tardó una media de quince segundos en efectuar un pase acertado, lo que demuestra su lenta circulación de balón.

Herrera es consciente de la falta de verticalidad y acierto de los suyos y así lo ha expuesto en varias ocasiones. ”Con la pelota nos encontramos cómodos pero sin algo necesario: finalizar las jugadas. Las dos asignaturas pendientes son las áreas. El centro del campo empieza a ser bueno: creamos posibilidades de gol y controlamos los partidos. Se nota que los afrontamos para ganarlos, pero no estamos terminándolos como debiéramos”.

En adición, esta falta de puntería se ha visto acrecentada con la lesión de Jose. Y es que el pichichi del equipo, con cuatro tantos, no solo aporta goles, sino profundidad con su velocidad. Con él en el campo, comandando el ataque blanquivioleta, el equipo genera y llega más.

tabla-goles

Goleadores del Real Valladolid | Datos: Real Valladolid 2016 | Elaboración: Alba Oliveros

El balón parado, otra tarea pendiente

En las jugadas a balón parado, los rivales del Real Valladolid ven buenas oportunidades de hacer gol. Como si de la Premier League se tratase, los córners crean importante peligro a los pucelanos, que no defienden de manera fructífera los balones aéreos.

El Girona recortó distancias en la tercera jornada tras un saque de banda; en la siguiente, el Tenerife venció tras anotar en un jugada de córner. En la quinta, el UCAM Murcia se alzó con los tres puntos tras marcar en un lanzamiento de falta. Ante el Córdoba, el equipo blanquivioleta encajó nuevamente a la salida de un córner y tan solo pudo rescatar un punto en el Nuevo Arcángel.

En el último partido, el segundo tanto del Elche también provino de una jugada iniciada en un saque de esquina. Cinco de los quince goles encajados han sido a balón parado. Lo más preocupante no es el dato, sino que ante el Tenerife, Murcia y Córdoba, estas acciones puntuales privaron de conseguir puntos.

Es, por tanto, una situación que preocupa tanto al técnico como a la plantilla. Paco Herrera achaca parte de este problema a la poca altura de sus jugadores -la media es 1’81-. ”Estamos sufriendo en los saques de esquina y en determinadas faltas. Para nosotros este tipo de acciones son una sangría. Supongo que será por la altura, tenemos un equipo bajito. Aunque estamos tratando de corregir cosas y las hemos corregido en buena medida”, puntualizó el míster tras el empate cosechado en tierras cordobesas.

altura-plantilla-real-valladolid

1’81 es la altura media del equipo |Datos: Real Valladolid 2016 | Elaboración: Noelia Fernández

Joan Jordán también ha manifestado su inquietud con este tipo de jugadas: ”Hay que analizar todo y mejorar, sobre todo a balón parado. Es verdad que el equipo jugó bastante bien. Ellos apenas han tenido ocasiones, pero tuvieron mucha suerte en los centros”, explicó el mediocentro tras la derrota en el Martínez Valero.

Con todo, estos obstáculos, sumados a los pésimos resultados como visitante -cuatro victorias en Liga en todo el año-, deberán ser superados más pronto que tarde si el equipo pretende proseguir con su objetivo inicial en mente. Los números que hasta ahora acumula el Real Valladolid no parecen ser los más idóneos para un equipo que aspira a jugar en la máxima categoría del fútbol español.

Anuncios