Golden State Warriors, dispuestos a cambiar la h16t0ria de la NBA

 

El 16-0 ha mejorado incluso el 14-2 de los Bulls en 1995/1996

Fuente: MARCA. Fecha: 26-11-2015

  • El vigente campeón de la NBA acaba de lograr el mejor inicio de todos los tiempos con 16 victorias y 0 derrotas tras arrollar a Lakers (111-77).
  • Los de Oakland superan incluso el 14-2 de los Bulls de la temporada 95/96, el equipo que menos partidos perdió en temporada regular (72-10).

La temporada 2015/2016 podría ser la etapa del cambio en la NBA. Apenas se ha disputado exactamente un mes de campeonato y ya hay registros enmarcados para la historia. Tanto en positivo como en negativo, porque si la liga se ha rendido a los Golden State Warriors del MVP Stephen Curry (100 de 130 votos), también hay que hacer autocrítica en Philadelphia 76ers. La franquicia de Pennsylvania puede conseguir, o mejor dicho, ingresar en el “hogar de la vergüenza” del mejor campeonato de baloncesto del mundo al estar a solo dos partidos de la peor racha inicial de todos los tiempos.

0-16. Todos ganan a Philadelphia Sixers

La franquicia del Este podría ostentar en pocos días el récord más triste e igualar el deshonroso 0-18 de los todavía New Jersey Nets – ahora Brooklyn – de la campaña 2009/2010. Los neoyorquinos terminaron la temporada regular con un 12-70 y el número 3 del draft, Jahlil Okafor podría contagiarse del ostracismo de un club que lleva tres años seguidos trayendo los mejores picks tras Joel Embild (3ª elección; 2014) y Nerlens Noel (6ª elección; 2013 a pesar de ser este traspasado de los New Orleans Pelicans). ¿Habrá portadas la próxima semana que Philadelphia no quiera ver? No es nada descartable, pues para el 0-18 sus siguientes escollos son los nuevos Houston Rockets (5-10) del interino J.B. Bickerstaff tras la destitución de Kevin McHale y los Memphis Grizzlies (9-7) en alza de Marc Gasol.

16-0: El comienzo perfecto para un futuro hegemónico

Los Sixers son la cruz de una moneda que por el otro lado tiene la cara enmarcada del Golden Gate, el símbolo del escudo de los Golden State Warriors. Los Dubs (conocidos con este apodo por la pronunciación de la W anglosajona como double) han hecho el inicio perfecto superando el 15-0 de Washington Capitols en 1949 (terminaron subcampeones) y de Houston Rockets de la 1993/1994 (fueron campeones). Por tanto, no hay equipo todavía que haya ganado a los de Oakland si bien los Clippers fueron los que más se acercaron a pesar de terminar perdiendo una ventaja de 23 puntos en un precioso duelo de Chris Paul (35 puntos, 5-9 en triples) contra Stephen Curry (40 puntos, 6-14 en triples).

Curry es el principal arma de unos Warriors que derriban a cualquier equipo que les sale al paso con un juego colectivo y dinámico basado en la efectividad exterior de los Splash Brothers a quienes se van sumando Harrison Barnes y Draymond Green, la cada vez mejor defensa (98’7 puntos encajados por partido) y una química de grupo que se mantiene una temporada más con hombres determinantes en segunda línea como Iguodala, Livingston, Ezeli o Barbosa. Con la única adquisición de Jason Thompson por un David Lee que pedía a gritos unos minutos que debería tener en Boston Celtics, la franquicia de la Bahía ha hecho un comienzo de campaña memorable, destacando en las facetas principales de un equipo hegemónico.

Stephen Curry es el máximo anotador de la temporada

Stephen Curry

La superioridad de Golden State Warriors se puede reflejar en las propias estadísticas oficiales. Es el número uno en puntos por partido (114’3), en porcentaje anotador (48’7%), el que más triples mete por partido (12’4) aunque no con el mejor %, parámetro que se asigna a Indiana Pacers con un 41’6%, y el más altruista de toda la NBA (29’6 asistencias por partido). Con todos estos datos a favor, parece fácil de entender que el vigente campeón sea el rival a batir a pesar de que en muchas quinielas ya no es el favorito para repetir anillo y sí entran contenders como los subcampeones Cleveland Cavaliers, los reyes de los últimos 15 años San Antonio Spurs (5 anillos: 1999, 2003, 2005, 2007, 2014) o los mencionados Los Angeles Clippers.

A la caza del récord de imbatibilidad laker de 33-0

¿Y dónde está el límite de estos Warriors? Para Draymond Green, el límite es “el cielo” mientras que el entrenador interino Luke Walton cree que tarde o temprano las derrotas acabarán llegando y Curry considera que es difícil ser tan regulares en un torneo que se disputa en 82 jornadas más playoffs. Por lo pronto, no hay mejor manera de empezar aunque el verdadero límite se lo marcan ellos mismos, que tienen la próxima madrugada una salida
a Phoenix antes de recibir a Sacramento y viajar a Utah previamente a una travesía por el Este durante dos semanas entre los Charlotte Bobcats de Michael Jordan y los Milwaukee Bucks. En Wisconsin el director deportivo Bob Myers puso en 2012 la primera piedra de un equipo ganador mandando a Monta Ellis por un Stephen Jackson que ni pisó de nuevo la Bahía, y un lesionado y ahora adelgazado Andrew Bogut. Para un experto como Antoni Daimiel, los Warriors volverán del Este con alguna derrota.

http://www.plus.es/nba/daimielconfidential

Sin embargo, el próximo reto está más allá de la excursión por la costa del Atlántico, puesto que si Warriors quiere seguir dejando resultados históricos el siguiente podría ser el igualar las 33 jornadas seguidas ganando de Lakers en 1971. Balance que de ser cierto y si sumamos las cuatro de la temporada anterior, llegaría en fechas navideñas en un 25 de diciembre donde el plato fuerte lo traen al Oracle los Cavs. Pero para acumular 33 en una misma temporada habría que esperar como mínimo al 2 de enero, fecha en la que es Denver Nuggets quien pone pie en Oakland. Los de Nevada fueron otra presa fácil para Warriors en la consecución del 14-0 justo antes de que unos Lakers en decadencia recibiesen la humillación de caer por 34 puntos, 111-77. Ejemplo claro de la nueva transición entre el segundo equipo más laureado con 16 anillos en sus vitrinas (por detrás de los 17 de Boston Celtics) y los solo 4 de Golden State Warriors bajo esta denominación.

Cada vez más cerca del deseado 72-10

Hay más registros que pueden motivar a los californianos si les parece poco el 16-0. Ya que la próxima madrugada actúan fuera, su reto visitante está en aguantar precisamente las 16 victorias de aquellos Lakers. Por ahora, GSW ha jugado 7 a domicilio y todos los ha ganado, por lo que el desafío sigue en pie. Pero el objetivo más difícil está en superar las intachables cifras de los Chicago Bulls de 1995/1996. Concretamente dos: ganar consecutivamente 44 partidos como locales (llevan 27) y sobre todo alcanzar el 72-10 del que para estadistas es el mejor equipo de todos los tiempos. Suena escalofriante un balance de este tipo, pero a lo mejor no tanto si decimos que a Warriors tan solo le faltaron cinco partidos para igualar tan mitificado registro con el 67-15 de este verano.

Por supuesto, aquellos Bulls del MVP Jordan se llevaron su antepenúltimo anillo. Unos Bulls que contaban en su plantilla con Steve Kerr, el actual entrenador de Warriors y el creador de un baloncesto que puede marcar una nueva era en la NBA. Kerr tenía de compañero al mejor jugador de todos los tiempos y desde hace un año a Stephen Curry, el mejor jugador actual con permiso de LeBron James. Paralelismos que hacen que algunos osados ya estén comparando a Curry con Michael Jordan. Al base de Warriors le faltan cinco anillos para estar a la altura de ‘Air Jordan’ pero quién sabe si al actual dueño de Charlotte Bobcats se le queda pequeño el 72-10 en detrimento de unos Warriors que han recuperado el “We Believe” para “quedarse durante un tiempo”, como dice Klay Thompson.

Anuncios