Blanca Rodríguez: “Siempre se puede seguir aprendiendo, de cada entrenador y de cada jugadora”

La burgalesa de 21 años Blanca Rodríguez Martín compagina sus estudios de DADE en Burgos con una de sus mayores aficiones, el baloncesto. La alero del recién fusionado Castilla Sport Club nos desvela cuáles son sus planes para el futuro, la situación actual del club burgalés y su opinión acerca del deporte femenino, especialmente el baloncesto, en nuestro país.

Alero burgalesa de 21 años

Blanca Rodríguez, jugadora del Castilla Sport Club

  • ¿Cuándo comenzó tu afición por el baloncesto?
    En el colegio, cuando todas mis amigas y yo nos apuntamos, creo que tendríamos 7 años más o menos. En aquel entonces jugábamos mixto y era muy divertido porque todos somos amigos desde pequeños y nos divertíamos mucho.
  • ¿Qué aspiras conseguir en el baloncesto?
    Con 21 años y jugando en 1ª nacional como segundo año consecutivo, la verdad que ganar la competición sería uno de los objetivos presentes; sin embargo hay equipos muy buenos y con muchos años de experiencia lo que plantea dificultades para nuestro joven equipo. Creo que sin duda, no es aspiración, sino todo lo que me aporta el baloncesto en su conjunto, tanto a nivel deportivo como personal siempre disfrutando de este deporte en equipo.
  • Si hubiera alguna posibilidad de convertirte en jugadora profesional, ¿la tomarías?
    Es una pregunta difícil, y más cuando ya nos encontramos labrando nuestro futuro, e imaginándonos dentro de 10 años; y, aunque creo que es compatible los estudios con el baloncesto con todas las ventajas que eso supone, es una decisión que hay que valorar fríamente y con las cartas sobre la mesa. Sinceramente dudo que se me plantee esa opción, pero actualmente mi respuesta sería no.
  • ¿Qué recuerdo del baloncesto es al que tienes más cariño?
    Cuando echas la vista atrás, la mayoría de los recuerdos son buenos y si tuviese que centrarme en uno, sería aquella temporada en Jesús María que estábamos las amigas y una se peinaba en el campo mientras corría, la otra ni siquiera sabía votar… También me acuerdo de la vez que llegamos a la final de escolares y no se sabía muy bien por la emoción si las que jugábamos eramos nosotras o nuestros aficionados padres (risas).
  • ¿Y un recuerdo amargo?
    Lo mismo que se viven buenos momentos, siempre hay lugar para bajones o bajar la cabeza sin tener porqué. No tengo un recuerdo amargo concreto, pero cada partido jugado que se pierde, es decir, por habernos dejado ganar aún sabiendo nuestras amplias posibilidades de ganar, es siempre un golpe bajo. Mismamente el último partido jugado contra Salamanca, que vimos como fuimos incapaces de minimizar los errores que marcaban el partido. Lo que hay que hacer es no bajar la cabeza y tomárselo como un motivo más para seguir luchando.

    Rodríguez saca de banda

    Blanca Rodríguez en uno de los encuentros disputados este año en El Plantío (Foto: Deportes Base)

  • ¿Cuál es tu valoración sobre la presente temporada?
    Está siendo una temporada distinta, no hay más que ver los resultados. Estoy contenta con el equipo que se ha formado tanto a nivel de equipo como en el vestuario. Es importante que haya complicidad en ambos campos, pues es muy difícil sino mantener la unidad del equipo sino.
  • ¿Y tu valoración sobre tu propia temporada?
    Nunca hay que dejar de trabajar. Actualmente estoy contenta con los pasitos cortos que doy, ya que siempre se puede seguir aprendiendo, de cada entrenador y de cada jugadora. Mi balance personal es satisfactorio.
  • ¿Piensas que el equipo en su conjunto está trabajando bien?
    Sí, aún tenemos que pulir detalles en el juego y minimizar errores, pero el balance global es muy bueno. Nos hemos sabido adaptar a las condiciones y hemos superado los obstáculos de manera íncreible todos juntos.
  • ¿Cómo es trabajar con Javier Cerdá?
    Transmite mucho los valores necesarios para que exista complicidad entre todas. Siempre destaca que estamos jugando porque nos lo pasamos bien haciéndolo. Es importante que recordemos por qué estamos aquí y las capacidades que tenemos como equipo, que no se nos olvide aunque perdamos un partido.
  • ¿Qué opinas de la diferencia entre el baloncesto masculino y el femenino?
    Es algo ciertamente desesperante, aunque creo que se está evolucionando hacia un camino correcto, haciendo ver los logros que las mujeres consiguen en diversos deportes, entre ellos el baloncesto. Sin embargo, nos queda mucho aún por recorrer; no hace falta más que mencionar el caso de Anna Cruz (algunos probablemente ni saben de quien se trata, pero seguro que conocen a Pau Gasol), campeona de la WNBA y cero interés por parte de nuestros medios.
  • ¿Y la diferencia de importancia entre el fútbol y el resto de deportes en España?
    El fútbol está socialmente mucho más aceptado, no hay más que fijarse en los medios de comunicación y las masas que mueve el fútbol. Ser bueno en el fútbol está más reconocido que serlo en el baloncesto, por no hablar si encima eres mujer. Del baloncesto sólo se oye hablar en las grandes competiciones, del resto ni mú. Y ya no solo los medios nacionales, hasta que no se ha ejercido cierta “presión” ni el periódico de mi ciudad, Burgos, hacía mención al baloncesto femenino, suficiente con un recuadrito dedicado a los chicos.
Anuncios