El Inspector Toncinic le brinda al San Pablo la quinta victoria

El San Pablo Inmobiliaria ha logrado su quinta victoria de la temporada a costa del hasta la fecha líder de la Adecco Leb Oro, el Melilla Baloncesto, por 85-81. El cuadro de Andreu Casadevall ha sabido jugar con fuego en los momentos clave del encuentro, y ha contado con la inestimable colaboración del Inspector Toncinic, que ha empleado una multitud de gadgets para derrocar al Melilla Baloncesto por 85-81.

El partido ha arrancado con el equipo de Alejandro Alcoba mandando en el electrónico, que se servía de su acierto en el tiro exterior y de su mayor rodaje para administrar las primeras ventajas del encuentro (0-3, 3-7), con Walton y Hernández-Sonseca consiguiendo ambos triples. A pesar de ello, el San Pablo mostraba ya la intensidad que todos los conjuntos de Casadevall entrena; defensa fuerte. Una buena combinación de Peciukevicius con Poscic y una canasta de Sinica ponían el 5-7. El partido iba cogiendo ritmo y es a mediados del primer cuarto cuando Toncinic iba a mostrar su primera herramienta, las gadgetomanos. El croata, ante la penetración de Josep Franch, sacaba las manos supletorias para taponar la bandeja del catalán y levantar al público de El Plantío de sus asientos. Un triple de Maresch y dos tiros libres de Edu Martínez le daban la primera ventaja al conjunto burgalés (9-7) con 2’33 por jugarse. Sin embargo, Melilla terminaría el primer envite por delante (13-18), demostrando que cuenta con jugadores muy experimentados en la liga y con mucho más rodaje que los locales.

El segundo cuarto seguía la tónica del primero, pero con cambio de actor principal en los visitantes; Suka-Uma era el encargado de tirar del carro melillense (tres triples antes del minuto 16) que hizo que los de Alcoba obtuvieran una cómoda ventaja de +9 (24-33). Mientras el Inspector Toncinic cogía aire en el banquillo, Javi Vega era el hombre que trataba de paliar las ventajas que iba tomando Melilla, con un 2+1 y posterior triple de Edu Martínez (29-33). Los burgaleses echaban de menos a Toncinic, que con el gadgetoparaguas lograba recoger la mayoría de los rebotes contra todo un experto, Hernández-Sonseca. Al descanso se llegaba con un 36-40 que dejaba todo por jugar en la segunda mitad.

Toncinic, momentos antes de activar los gadgetobrazos. Virginia López.

Toncinic, momentos antes de activar los gadgetobrazos. Virginia López.

En los vestuarios, el comisario Andreu, ha entregado al Inspector Toncinic un mensaje: «Necesitamos un arreón para llevarnos el partido. Te toca tirar del equipo esta noche. Este mensaje se autodestruirá». Ante esta premisa, Toncinic ha asentido y afirmado -«No se preocupe jefe, siempre cumplo con mi deber» antes de arrugar el papel y lanzarlo por una de las ventanas del estadio. Dicho y hecho. La salida de vestuarios ha supuesto un salto de calidad y un plus en la defensa, en especial de nuestro Inspector, que primero se servía del gadgetoradar para asistir en una esquina a Fornas, que con su triple colocaba a un punto (43-44) a los azules. Seguidamente, tras un robo de Sinica, activaba los gadgetopatines para correr el contrataque y culminar la jugada con un mate, ayudado de los gadgetomuelles que le brotaron de la suela de las zapatillas. La exhibición iba a más; dos canastas consecutivas y un triple ponían al San Pablo por delante, 50-47, y el público empezaba a despertar. Nuestro Inspector, que en esos momentos estaba mostrando el repertorio de gadgets, accionó sin querer el gadgetomazo, que además de cometer falta sobre Almazán, le supuso la tercera falta personal y su salida del encuentro a 2’31 para el final del cuarto. A pesar de ello, la dinámica del San Pablo siguió intacta, y parece que Maresch tomaba el cargo de Inspector, con 7 puntos consecutivos que dejaban en 64-55 el marcador a falta de 10 minutos.

Arrancaba el cuarto periodo con un intercambio de golpes; a las canastas de Maresch le respondía Manzano con dos triples (66-61). Un 2+1 de Pablo Almazán ha obligado a Andreu Casadevall a pedir tiempo muerto y llamar a su despacho al Inspector Toncinic, que se presentaba presto a terminar su trabajo. Con el gadgetoproyector, el croata era la luz de un equipo que se venía abajo, sobre todo a raíz de fallar tiros libres, y que veía como Melilla se acercaba (72-68) a falta de 2 minutos. Al final, la defensa se ha impuesto al ataque y el cuadro burgalés se ha llevado una trabajada victoria a costa del líder, Melilla, que ha puesto muy cara su derrota. Otro día en la oficina para el Inspector Toncinic, que se ha marchado a casa con 17 puntos, 10 rebotes y 24 de valoración.

 

Anuncios