Atlético Valladolid Recoletas: goleando hacia la ASOBAL

El máximo goleador del Atlético Valladolid, Fernando Hernández, desde los 7 metros.

El máximo goleador del Atlético Valladolid, Fernando Hernández, desde los 7 metros.

Tras ocho jornadas de División de Plata disputadas, y aprovechando el parón de la competición por causa de las selecciones, es un buen momento para realizar un análisis numérico comparativo del primer cuarto de competición. Unos números que darían con los huesos de Valladolid en ASOBAL.

Si el deporte fuera matemáticas en vez de sudor, linimento y una pizca de azar, el Atlético Valladolid Recoletas estaría enfilando la cuenta atrás para regresar al lugar que le pertenece por historia: la máxima categoría del balonmano español. Porque solo por el factor menos calculable se explica que los pupilos de Nacho González no ascendieran el último día del pasado mes de mayo. Entonces se quedaron a un maldito penalti de su objetivo en la final del play-off contra el Go Fit Cantabria en Santander. Ahora, los guarismos de los pucelanos son mejores que los de la temporada pasada. Mucho mejores.

Más puntos y mejor posición

Después de las ocho primeras jornadas del curso anterior, la tabla situaba al Valladolid en cuarto lugar, la misma plaza obtenida al final del campeonato. El arranque no había descolgado a los “gladiadores azules”, pero distaba de ser perfecto. Casi la mitad de los partidos se contaban por tropiezos: empates en cancha de Palmanaranja (30-30) y ante el Irún (21-21), y derrota en el feudo del Barcelona B (29-24). Este año, hasta la fecha, solo se registra un borrón y se produjo en la primera jornada: una igualada a 24 en Huerta del Rey frente a, precisamente, Palmanaranja. El saldo, tres puntos más que en la 2014-2015 (15 por 12) y un liderato que le otorgaría billete directo a la gloria al conjunto de la capital de Castilla y León, sin necesidad de un play-off de imprevisible desenlace.

Comparativa de las dos últimas temporadas

Comparativa del Atlético Valladolid Recoletas en las dos últimas temporadas. Fuente: elaboración propia.

Muchos más goles marcados y pocos más recibidos

Reza el proverbio deportivo que “goles son amores”. En este caso, bien podrían ser ascensos. No en vano, el equipo de la ciudad del Pisuerga acumula 250 tantos en ocho encuentros, siendo el máximo anotador de la categoría con una media de 31,25 por choque. Esto contrasta con lo sucedido en 2014, cuando los hombres de Nacho González no pasaron de los 220, es decir, 30 menos o, lo que es lo mismo, en promedio, 3,75 menos por duelo. Hay más: en el capítulo de dianas encajadas, en 2015 el número asciende a 214, con una media de 26,75 por enfrentamiento. En 2014, la portería azul fue batida en menos ocasiones, pero no tantas menos: 204, o sea, un promedio de 25,5 tantos por envite. El balance, más 36 en la resta goles anotados-recibidos en 2015 y más 16 en 2014. Conclusión: este año los partidos son más vistosos, se juega más a la ruleta rusa… pero el crupier parece ser pucelano.

Estadísticas goles a favor y goles en contra

Estadística de goles en las ocho primeras jornadas de las dos últimas temporadas. Fuente: elaboración propia.

¿Records colectivos en vez de individuales?

Extrapolando los números de estas ocho fechas iniciales, la cifra de tantos a favor se dispararía a los 937,5, casi 80 más que en la campaña precedente (859). A buen seguro, constituirían una marca digna de mención aun cotejándolos con los que anoten los combinados más realizadores del resto de divisiones del balonmano nacional, quizá sacando de la ecuación al intratable Barcelona. No obstante, en 2014 el cañonero de Huerta del Rey, Fernando Hernández, batió todos esos registros a nivel individual: mejoró los números de todos los jugadores de cualquier categoría. Paradójicamente, en la actualidad ni siquiera es el “pichichi” de División de Honor Plata, superado por Nono Quintana, del Bordils. De lo que se deduce que, aunque los goles vallisoletanos son más en 2015, también están mejor repartidos. De seguir por esta senda, el Atlético Valladolid Recoletas cosechará un ascenso brillante… y más colectivo que nunca.

Anuncios