Las claves para el soñado ascenso

Diez partidos disputados, veintidós puntos logrados con siete victorias, dos derrotas y un empate. En la penúltima jornada Unionistas CF les arrebató la primera plaza y se muestra como el rival más evidente por el ascenso. Prácticamente se ha disputado ¼ de competición y el Villa de Simancas debe ser optimista con su participación en la temporada, aunque en las últimas cinco jornadas solo han logrado dos victorias (otras dos derrotas y un empate) que han trastocado los planes del conjunto simanquino y les advierte que va a ser complicado ascender.

Kiko

Kiko, muy desanimado tras el resultado del último encuentro. Fuente: Propia

Parte de culpa de este pesimismo visto en la plantilla en la última se debe al impecable inicio de campaña que realizó el club, cinco victorias consecutivas demostraban con contundencia que la plantilla y el club tenían lo necesario para estar en los puestos de arriba y sobre todo luchar por el primer puesto que otorga el ascenso directo. Ese inicio sin derrotas hizo pensar al Simancas que la superioridad iba a ser aplastante, pero la sorpresa no tardó en llegar y en la sexta jornada el CD Onzonilla, penúltimo clasificado, vencía 4-3 a los vallisoletanos, una derrota que daba una cura de humildad al equipo. Pero el futbol es así. En la penúltima jornada disputada perdió contra el Béjar que se encontraba en los puestos de descenso y en la siguiente ha empatado en casa ante el Navega que también está en la parte baja de la clasificación -perdiendo así los primeros puntos en casa de los que va de campaña- de lo que se extrae que los partidos contra equipos de la parte baja y defensivos están siendo el punto débil hasta ahora- cierto es que llegaron tras dos victorias consecutivas y una de ellas ante otro de los “gallitos” de la categoría, el Betis, por 1-4 en su campo.

Está claro que el Simancas tiene potencial para ascender y posiblemente sea el equipo que mejor trata el balón de la categoría (ya en Tercera División dio muestras de su potencial ofensivo, no tanto del defensivo), y luchará con Unionistas y el Betis por ser el equipo más potente esta temporada. Por eso, tras ¼ del calendario disputado, las dos derrotas (más el empate en casa) tienen que hacer crecer al equipo y enfrentarse a todos los equipos con las mismas ganas, actitud y sacrificio sea del nivel que sea el rival, una llamada de atención que seguro que hará reflexionar a los franjiblancos y que sin duda tratarán de recuperar la primera posición de la división.

 Esta temporada se aprecia que los fichajes han llegado un año tarde, la campaña anterior podría haber sido menos convulsa si se hubiera traído antes a estos jugadores, su integración en la dinámica del equipo ha sido rápida y plena y los resultados están llegando con una mejora sustancial del juego del equipo; si los franjiblancos consiguen pulir algunos fallos contra los equipos de la parte baja, consiguen mantener Los Pinos como un feudo inexpugnable y continúan ganando con la solvencia y personalidad que han demostrado hasta ahora contra los equipos de la parte alta, sin duda, el Simancas se postulará como uno de los grandes candidatos a conseguir el sueño del ascenso que todos anhelan.

Ivi, uno de los fichajes más destacados de la temporada

Ivi, uno de los fichajes más destacados de la temporada. Fuente: propia

Analizamos las diferencias en la planificación de la temporada anterior y la actual y sus respectivas consecuencias:

 En la portería Guzón y Asenjo sufrieron el año phgfasado más de la cuenta, las bajas en la zaga provocaron una defensa en “cuadro” durante todo el año en tercera división, y fue la principal causa por la que recibieron más goles de los merecidos dadas sus actuaciones individuales. En la actual campaña ambos porteros están mucho más seguros y apenas han recibido goles, los fichajes en defensa hace que les lleguen menos y jueguen más tranquilos; la derrota ante el Onzonilla fue la única excepción en una temporada en la que la portería ha quedado inmaculada en muchos encuentros.

La defensa fue el punto más negativo en Tercera. Sin casi refuerzos, se optó por hacer variaciones posicionales a los jugadores que habían conseguido el ascenso (jugadores de pequeño tamaño contra los tanques de Tercera), no obstante, el resultado no fue el esperado y el Simancas casi supera la cifra record de goles encajados en una temporada. Este año podemos hablar de dos refuerzos o incluso de tres. Gonzalo y Cesar han sido las incorporaciones de la zaga y han dado ese plus de calidad y de altura que faltó a la entidad en Tercera. A su vez, Kelvin, que ya militó la temporada anterior en el club, pero que llegó después de navidades y no se pudo poner al nivel físico requerido, por lo que este año ha podido realizar pretemporada y ha vuelto a demostrar que puede ser el jefe de la defensa. A la vez, Álex entra en rotación  con Zapa y Mongil en los laterales e incluso Arroyo, jugador del filial. Diego Macón este año sí tiene una amplitud de plantilla suficiente para el campeonato.

El centro del campo, a priori la línea más potente y la que menos refuerzos necesitaba, ha sido mejorada con el fichaje de Ivi, que ofrece unas posibilidades más ofensivas: llegada de segunda línea, verticalidad y físico típico de box to box inglés; capacidades que no le ofrecían Gallego, creador de juego y de estilo más pausado, o Jorge Gómez o Pablo más defensivos. Alvarito, que puede jugar tanto en el centro del campo para dar más soltura y criterio al juego como de “falso nueve” para aprovechar su regate y llegada, está volviendo a ser el jugador franquicia del Simancas, y está recuperando ese “honor” con goles y asistencias que le faltaron el año pasado, acompañado por un mejor tono físico y la misma capacidad defensiva que sí ofreció en Tercera, este año sí que está al nivel deseado y se ha vuelto una pieza clave del equipo.

Máximos goleadores del equipo

En la delantera los refuerzos han sido la clave para que el equipo esté en la posición actual. La llegada de Diego y de Espeso ha supuesto una bocanada de aire fresco a una delantera que no metía un gol ni al arco iris el año pasado, el rol de titulares se lo han ganado ambos a pulso; Diego, habilidoso, con un potente disparo y gran oportunismo está demostrando el gran jugador que es y lleva 6 goles con los que se sitúa como máximo goleador del equipo. Por otra parte, Espeso juega más tirado a la banda, con buen regate y visión de juego ha conseguido goles importantes este año. Si a alguien se le echó de menos durante la temporada anterior fue a Kiko, que no tuvo su año, el delantero ha vuelto este año tras una lesión y bastante más en forma que el año pasado, ha jugado los últimos partidos y ha demostrado que puede ser titular.

Con todo, tras ver los jugadores más destacados y la adaptación de los fichajes, surge la cuestión de cómo un equipo de tanta entidad para la categoría en la que juega no está venciendo a sus rivales con más autoridad. La razón es evidente: las lesiones. En todas las jornadas la enfermería está repleta, si salen dos, entran tres; y así el Simancas no puede jugar a su nivel. Las primeras cinco jornadas se contaron como victorias, ¿Quizá porque la plantilla estaba al completo? Desde esa jornada, llegaron las bajas, y de jugadores fundamentales como Kelvin (codo fracturado) o Álex, Gonzalo y Jorge con roturas musculares.

Si el club consigue vencer a la epidemia de bajas y empiezan a jugar contra los rivales pequeños con atención y actitud, el conjunto vallisoletano tendrá muchas opciones de ofrecer el juego tan vistoso y de asociación que les llevó a ascender hace dos años y que intentarán volver a ejecutar para regresar a Tercera.

Álvaro Andrés Riaza y Daniel Rodríguez Fernández 

Anuncios