Inicio del partido del Aula Cultural

El Aula aumenta su afición en Huerta del Rey

El Aula Cultural registró su mayor número de espectadores en su último partido en casa, contra el Alcobendas. Ese día más de 900 personas se dieron cita en Huerta del Rey para acompañar al equipo vallisoletano en su cuarta victoria de la temporada. Tras el partido, las luces del polideportivo no se apagaron sino que iluminaron al Atlético Valladolid en su victoria contra el Balonmano Zamora.

Más espectadores que en la temporada 2014/15

En lo que va de Liga, las chicas de Miguel Ángel Peñas han estado acompañadas en su casa por una media de 800 aficionados. Esto contrasta con los 650 espectadores que acudían de media al feudo vallisoletano durante la temporada pasada. En ella, el partido contra el Bera Bera fue el que atrajo a más simpatizantes del equipo local (880), mientras que en la jornada 15, contra el Elche, solo acudieron 520 aficionados.

Las vallisoletanas agradecen a su afición el apoyo, con las camisetas de color rosa para colaborar con la Fundación Sandra Ibarra y conmemorar el día Internacional contra el cáncer de mama.

Las vallisoletanas agradecen a su afición el apoyo. Foto: Raquel González

Conflicto por jugar en Huerta del Rey

El Aula Cultural comenzó a jugar en el recinto de la capital el año pasado. Antes lo hacía en el Polideportivo Miriam Blasco, con mucha menos capacidad. El problema surgió cuando, tanto el Aula, como el Atlético Valladolid requerían de Huerta del Rey para disputar sus partidos correspondientes. El 24 de junio ambos equipos se reunieron con el Concejal de Deportes, Alberto Bustos, para intentar resolver esta disputa. En dicha conversación, el Aula no veía ningún problema en compartir el polideportivo con el Balonmano Valladolid, mientras que este pedía utilizarlo en exclusiva.  Incluso el hasta entonces Presidente del equipo masculino, Juan Carlos Sánchez-Valencia, dimitió por este hecho, ya que el Ayuntamiento tomó en consideración las peticiones del Aula Cultural y permitió a los dos conjuntos jugar sus partidos en el polideportivo durante esta temporada.

Solución temporal

Finalmente, ambos equipos decidieron trabajar en común y pidieron a la Federación Española de Balonmano un calendario de competición que favoreciera a ambos clubs para que sus horarios en casa no se solapasen. Paco Ollero, coordinador del área de operaciones y afición del Atlético Valladolid esperaba que “la Federación elija la primera de las opciones presentadas, que es la que permitirá que haya más fines de semana con balonmano de alto nivel en Valladolid”. Pese a ello, los dos conjuntos han coincidido varios fines de semana en Huerta del Rey desde el comienzo de Liga. Aun así, han sabido llevarlo con deportividad e, incluso, han creado iniciativas conjuntas para incentivar la afluencia de público al polideportivo.

Una diferencia de género

El balonmano femenino sigue sin despegar, como prueba de ello, la asistencia de público a los pabellones. En los últimos años, la crisis y la diversidad de deportes han propiciado que las gradas estén, cada fin de semana, más vacías. Sin embargo, el mismo deporte protagonizado por hombres tiene más seguidores. De los dieciséis equipos que conforman la Liga Asobal, los que equipos que menos huecos dejan en los asientos de sus estadios son los siguientes:

Gráfico Liga Asobal // Elaboración propia

Curiosamente, los equipos cuyos estadios tienen una gran capacidad son los que menos entrada tienen cada fin de semana, como es el caso del FC Barcelona. El Palau Blaugrana, con capacidad para 7580 espectadores apenas alcanza un 15 % de asistencia. Parecida es la situación del BM Granollers a cuyos partidos suelen acudir una media de 1200 personas, a pesar de tener un pabellón capaz de albergar a casi seis mil.

La División de Honor Plata parece tener un menor seguimiento a nivel general, aunque cuenta con equipos como el Handbol Bordils, BM Nava o incluso el Atlético Valladolid, capaces de llenar sus estadios. Sin embargo, el resto de equipos cuentan con poca masa social lo que hace ver las gradas cada fin de semana con un aspecto menos festivo.

Gráfico División Honor Plata// Elaboración propia

Europa apuesta por el balonmano femenino

Bien diferente es la situación a nivel europeo, quizás debido a la cultura deportiva que han forjado. Países como Noruega, Dinamarca o Francia están a años luz de España, en ese sentido. En territorio noruego, la temporada pasada acumularon cerca de siete mil espectadores con un promedio de 600 por encuentro. Vipers (1.223), Byasen (965) y Glassverket (960) obtuvieron la mayor afluencia.

Por otro lado, en Dinamarca se llegaron a concentrar 10.785 espectadores en los veinticuatro compromisos ligueros. El Team Esbjerg (1.733), el Odense (1.247) y el Team Tvis Holstebro (1.113) son los tres clubes con más masa social en sus pabellones. En la liga francesa es extraño ver un partido con menos de cuatrocientas personas, cifra que supera de largo el Metz, quien congrega a más de 3.000 espectadores.

Una ‘Marea azul’ cada vez más fiel

Lo cierto es que cada fin de semana, a Huerta del Rey acude una afición que se entrega igual que lo hacen sus jugadoras. El juego desplegado por el Aula Cultural, su buena trayectoria en la categoría y el bajo precio de sus entradas permiten que el número de espectadores vaya en línea ascendente.

Anuncios