VRAC 38-21 Alcobendas: Un bloque unido puede con todo

VRAC ALCOBENDAS

El Quesos Entrepinares volvió a vencer, esta vez en Pepe Rojo y con el quince de Alcobendas como rival. Los chicos dirigidos por Diego Merino cuajaron una de sus mejores actuaciones de los últimos encuentros. El juego ágil y asociativo de los azules rompió constantemente la línea madrileña.

Mañana soleada y agradable en Valladolid para ver un gran partido de rugby. Solo el frío viento avisaba de la época en la que nos encontramos. No hubo lleno en Valladolid, pero el ambiente invitaba a los queseros a lucirse frente su afición. Y en varias fases del partido, lo lograron. Gran actuación de los vigentes campeones, que con el 30 de 30 que acumulan en seis jornadas, van camino de revalidar el título.

Los jugadores de ambos equipos no perdieron el tiempo. Los primeros minutos fueron vibrantes, y no tardaron en caer los primeros puntos. Fue del lado del Quesos, gracias a la primera transición rápida de la mañana. Nuno metió una brillante patada entre líneas, que Pedro de la Lastra cazó en la zona de marca. Griffiths no atinó a transformar desde una posición muy escorada. El Alcobendas no se achantó, y siguió muy intenso. A pesar de contar con un golpe de castigo ideal para patear, los madrileños buscaron la touch para replicar a los pucelanos. Pero fallaron en la jugada y perdieron la pelota.

Sin embargo, no desesperaban los hombres de granate y blanco. Brillante ensayo de Alcobendas tras un robo todavía en su campo. Corría el minuto 13, cuando Pedro Martín rompió la defensa quesera, y asistió en el dos para uno al a su ala, Mauricio Londoño. Pablo Gil no hizo porque el ala posase escorado, y en una clara falta de actitud, le dejó irse a la zona central. Gracias a ello, Alcobendas transformó fácil.

El partido estaba muy disputado. Los más expertos debían tirar de sus compañeros de equipo. Y así lo hizo Nuno para el VRAC. El quesos se escapó por la derecha, y tras un placaje sobre Griffiths, el equipo movió el oval hasta la derecha. Mateu recibió y asistió a Nuno. El portugués luchó por llegar bajo palos con éxito, facilitando que `Gass´ transformara a placer. Cinco minutos después, otra patada a palos del hoy primer centro puso el 15-7 que casi dura hasta el descanso. Casi, porque Alcobendas apretó el marcador en los últimos instantes. Un ensayo de castigo tras varias acciones antirreglamentarias pucelanas, significó el 15-14 y la expulsión temporal de Troy Mangan. Griffiths todavía tuvo tiempo para ampliar la ventaja quesera a cuatro puntos, antes del final del primer tiempo.

El segundo tiempo fue bastante diferente al primero. La potencia de la delantera del VRAC borró del mapa a los madrileños, incluso cuando Merino movió el banquillo. Los suplentes hicieron un muy buen trabajo. En 14 minutos, los de Pepe Rojo anotaron dos ensayos con sus respectivas transformaciones. Ambos fueron obra de Ignacio Molina, sobrado de ímpetu y contundencia en sus acciones. El número cinco cuajó un partido extraordinario. Todos los jugadores azules disfrutaban sobre el césped. Mucha velocidad en el juego a la mano de los locales, demasiada para el quince alcobendense. Los madrileños veían impotentes como Gavidi, Pablo Gil o Pedro de la Lastra se lucían.

Con 35 a 14 se llegaba a la última fase del encuentro. Los visitantes habían bajado los brazos. Solo Pedro Martín y Pablo Fontes mantenían el tipo ante un arrollador Quesos Entrepinares. `Gass´ sumó su decimoctavo tanto de la mañana, en lo que parecía ser el punto final. Pero todavía quedaba por ver un arrebato de pundonor madrileño. Un despiste de la línea vallisoletana acabó con un ensayo bajo palos de Arturo Íñiguez. Santiago Fernández puso el 38-21 final al transformar el ensayo. El encuentro se alargó extrañamente hasta el minuto 85, pero no ocurrió nada destacable. La conclusión: victoria solvente y contundente de un VRAC que se mostró muy unido en todo momento.

Diego Merino, entrenador del VRAC Quesos Entrepinares, atendió a los medios visiblemente contento. Aun así, el técnico de los pucelanos quiere mejorar más: “hemos visto pinceladas de lo que queremos ser y de lo a que queremos jugar”. También valoró las destacadas individualidades del equipo rival, lo más peligroso de Alcobendas para él. Por último comentó la importancia de mover el banquillo de cara a los partidos de competición europea.

Ficha técnica:

Alineaciones:

VRAC Quesos Entrepinares: Alberto Pastor (Carlos Mañanas), Pablo Miejimolle (Steve Barnes), Alberto Blanco (Mateo Agudo), Dani Stohr (Manu Mora), Ignacio Molina, Jaime Barriuso, Troy Mangan, Kalo Gavidi, Pablo Gil (Manuel Sevillano), Stefan Moir, Pedro de la Lastra (Álvaro Ferrández), Gareth Griffiths, Fede Castiglioni, Guillermo Mateu y Nuno Penha e Costa (Alex Müller).

Alcobendas Rugby: Miguel Gómez, Federico Ángel, Jesús Felipe Collado, Iñigo Ribot, Silviu Mingal Pingica, Guillermo Rado, Glen Rolls, Adam Newton, Santiago Fernández, Pablo Fontes, Mauricio Londoño, Diego García, Pablo Pereyra, Alejandro Sánchez y Pedro Martín.

Marcadores parciales:

PRIMERA PARTE; 0-5, min. 4: Ensayo de Pedro de la Lastra; 5-7, min. 13: Ensayo de Londoño, con transformación de Santiago Fernández; 12-7, min. 17: Ensayo de Nuno, con transformación de Griffiths; 15-7, min. 22: Golpe de castigo que patea Griffiths y transforma; 15-14, min. 38: Ensayo de castigo para el Alcobendas; 18-14, min. 41: Transformación de castigo de Gareth Griffiths.

SEGUNDA PARTE; 25-14, min. 42: Ensayo de Ignacio Molina, que transforma Gareth Griffiths; 28-14, min. 46: Transformación de castigo de Gareth Griffiths; 35-14, min. 54: Nuevo ensayo de Ignacio Molina, y transformación de Gareth Griffiths; 38-14, min. 75: Gareth Griffiths transforma otro castigo; 38-21, min. 78: Ensayo de Arturo Íñiguez, con rápida transformación de Santiago Fernández.

Árbitro: Íñigo Atorrasagasti, que mostró la tarjeta amarilla a Troy Mangan y Alberto Blanco del VRAC Quesos Entrepinares.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 6 de la División de Honor de rugby disputado en Pepe rojo. Saque de honor efectuado por el ex jugador del Quesos, Daniel Waenga. El neozelandés se retira del rugby por consejo de los neurólogos que le tratan, tras varios golpes en la cabeza.

Anuncios