El Deportivo busca confirmar su buena racha en La Rosaleda

R051_0120

Los jugadores del Dépor celebran el segundo tanto de la primera victoria de la temporada como visitantes. Rayo Vallecano-1 Deportivo-3. (Imagen cedida por deportivistas.gal)

(Alejandro Rodríguez/ Israel Remuiñán)

Aunque el nombre del estadio rival nos invite a pensar que a los blanquiazules les espera un camino de rosas, lo cierto es que los gallegos no consiguen una victoria frente al Málaga como visitante desde 2003. En aquella ocasión la victoria en tierras andaluzas por 2-0 con goles de Donato y Makaay, y sirvió para que los coruñeses se alzasen con el liderato en pleno mes de mayo. Eso sí, la tónica dominante en los últimos enfrentamientos ha sido el reparto de puntos.

Una dinámica a la que el  Dépor se ha afiliado;  cuenta sus dos últimos encuentros por empate aunque dando la imagen de un equipo capaz de marcar un gol en cualquier momento. Además, los coruñeses todavía no conocen la derrota fuera de casa. El 4-4-2 con segundo delantero que emplea Víctor Sánchez del Amo está dando sus frutos.   Ese parece ser el rol que desempeñará un hombre que volverá este sábado a la que fue su casa durante la pasada campaña: Luis Alberto. “En Málaga lo pasé muy mal, sobre todo a final de temporada”, afirmaba hace unos días el atacante andaluz, refiriéndose al bajón de rendimiento que protagonizó en sus últimos meses en el club albiceleste.

Por el momento, en A Coruña está viviendo una época dorada. Indiscutible para Víctor y querido por la grada, no parece que vaya a abandonar el once inicial mientras preserve la “la humildad” de la que habla el técnico. “Si dejamos de ser humildes, comenzarán a llegar los problemas”, sentenciaba hoy en rueda de prensa el preparador blanquiazul.

A las bajas de Fabricio y Manuel Pablo  se suman las de Jonathan Rodríguez y Juan Domínguez, que se han quedado fuera de la lista por decisión técnica. Parece que el rendimiento de ambos futbolistas estas últimas semanas no ha podido convencer al técnico madrileño. El que sí que ha logrado entrar en la convocatoria es Jonás Gutiérrez. Aunque no se perfila como titular, el argentino buscará contar con minutos de nuevo y demostrar su valía contra los andaluces.

Por su parte, el Málaga llega con sed de puntuar. Sus 6 puntos reflejan un balance pobre en este arranque liguero, especialmente en el aspecto goleador: tan solo 3 goles en 8 partidos. La baja de Camacho merma la capacidad de los malacitanos en el centro del campo, pero deberán salir a morder si quieren revertir esta situación. El balance de la temporada pasada es favorable a los andaluces: empate en La Rosaleda (1-1) y derrota por la mínima en Riazor por 0  a 1 con gol del ex malacitano Sergi Darder.

Pero lo cierto es que el ambiente en el vestuario herculino es bien distinto al vivido hace poco menos de un año bajo el mando de Víctor Fernández.  Los blanquiazules saben a lo que juegan, preparan los partidos a conciencia y su actitud muestra una ambición que pocos recordaban en Riazor. Un buen momento del que presumiblemente tendrán la suerte de disfrutar aquellos deportivistas que se desplacen hasta La Rosaleda para animar al equipo. Aunque se trata de uno de los viajes más largos y complicados para el aficionado, se espera que peñas como “Al Sur de Riazor” no falten a la cita.

La suerte está casi echada. El colegiado Velasco Carballo arbitrará un choque que, históricamente, siempre ha estado más que disputado. El Dépor buscará una nueva victoria el sábado a las 22:05 (La 1) que, aunque en esta ocasión no le sitúe en lo más alto de la tabla, pueda darle la tranquilidad necesaria para ver los puestos de descenso un poco más lejanos.

Anuncios